Cómo aparcar cuando tenemos columnas a la vista.

 

 

Cuando estamos buscando donde aparcar el coche y encontramos una plaza rodeada de columnas o mismo también nos puede pasar en nuestro propio garaje, ya que las columnas suelen ser nuestras grandes enemigas tanto por los lados como por detrás. En otras palabras, debemos controlar tanto los vehículos que podamos tener a ambos lados u obstáculos como por detrás.

Las columnas pueden ser redondeadas o cuadradas, de mayor diámetro o menor, con protección acolchada o sin ella. Usted debe estar alerta en todo momento cuando está maniobrando alrededor de estas vigas.

Uno puede percibir las marcas que pueden tener las columnas y paredes donde la gente ha raspado sus coches contra ellas. Usted no desea agregar su firma o roce personal a la viga o pared.

 

Consejos para aparcamientos cubiertos o cerrados.

Para comenzar es preferible quitar las gafas de sol mientras conduce su coche en un aparcamiento. Las gafas de sol no sirven para nada, mientras que en un garaje con luz oscura o incluso (donde no hay sol), ya pueden impedir su percepción de lo cerca que su coche está en las paredes y las vigas del garaje cuando está conduciendo y maniobrando.

Debemos estar alerta ante la aparición de posibles peatones que pueden caminar alrededor de una pared en el garaje, porque en cualquier momento puede que aparezca uno de improviso. Así que para estar seguro, quite las gafas de sol y estar en la constante alerta y cerciorarse que no hay peatones, así como otros coches.