Archivo de la categoría: Piel

Consiga una piel brillante y suave exfoliando

 

 

La exfoliación es una parte integral de la rutina del cuidado de la piel. Para estar siempre sin problemas hay que exfoliar una vez a la semana. También se puede entender que es el método mediante el cual se quita las células muertas que se encuentran en la epidermis, dejando con esta la piel limpia y nueva.

Para todo el cuerpo

Las mujeres han creado un hábito de exfoliación y limpieza diaria, en algunos casos muy disciplinados. Sin embargo cometen el error de hacerlos solo en el rostro, usted debe exfoliar todo su cuerpo, no solo por estética, también por salud, ya que usted estaría eliminando las células muertas de todo el cuerpo, y abriendo los poros también.

Matorrales

Este es un tipo de exfoliación bastante utilizados por las mujeres hoy en día, y contienen granos exfoliantes para ayudarle a conseguir un tacto suave.

Exfoliantes químicos

Los exfoliantes químicos aflojan y disuelven las células muertas en lugar de fregar a la basura. Ellos contienen ácidos que se encuentran en las frutas que se dirigen a las capas profundas de la piel, en comparación a otros exfoliantes que solo eliminan las células inservibles de la parte superior nada más.

Enzimas

Las enzimas disuelven directamente las células muertas sin ningún tipo de depuración y son perfectos para las mujeres con piel sensible.

Recomendaciones

Es importante conocer su propio organismo, y el tipo de piel que tenemos, así podemos elegir mejor que exfoliación utilizaremos. Es muy importante exfoliar la piel frecuentemente, ya que quita la suciedad, el maquillaje y otros residuos.

Si tienes una piel seca puedes elegir una exfoliación química por ejemplo, ya que ayuda a minimizar las líneas de expresión y disminuye las arrugas.

Usted no debe olvidarse de hidratar su piel después de cada exfoliación, con algunas cremas de hidratación.

Eliminar las patas de gallo

Uno de los problemas mas comunes  a los que toda mujer puede estar expuesta al alcanzar cierta edad son a las molestas arrugas y unas de las mas habituales son las que se ubican en la parte de los ojos llamadas patas de gallos, pensando justamente en todo lo que afecta este problema a la estética femenina tenemos algunas recomendaciones que sin lugar a dudas te serán de mucha ayuda para que puedas contrarrestar el aparecimiento de las patas de gallo y en el mejor de los casos desvanecer las existentes, lo primero que debes tener en cuenta es que al tratarse de arrugas  estas pueden aparecer por las expresiones de nuestra cara además de la edad y por otros factores como el sol y la exposición a polvo y humedad por lo que la mejore recomendación que podemos darte es que trates de evitar todos estos elementos.

Otro buen consejo que podemos darte para eliminar las patas de gallo es que compres una crema hidratante ya que en muchas ocasiones este tipo de afecciones aparecen por la resequedad de la piel, también hay productos naturales que son altamente efectivos contra estos problemas y uno de los mas utilizados es la miel la cual podemos aplicar durante 20 minutos diarios antes de tomar un baño y en pocos días comenzaras a sentir la piel mas suave por lo que las patas de gallo no aparecerán con tanta facilidad, estamos seguros que si pones en practica estos sencillos consejos no tendrás que preocuparte mas por las molestas patas de gallo y tu cutis se vera mucho mas joven en todo momento, para finalizar podemos mencionar que en algunas ocasiones no podrás hacer que las arrugas se desvanezcan ya que es algo natural e inevitable.

Porque aparecen manchas en la piel

 

Te has preguntado alguna vez por qué aparecen pequeñas manchas en la piel y normalmente cuando tu edad avanza.

La respuesta es muy sencilla, este tipo de manchas se debe a que la piel conforme se va envejeciendo va perdiendo los nutrientes necesarios para que se mantenga tersa y suave y el tono de color se mantenga, además la exposición diaria que tu piel tiene frente al sol hace que se absorban rayos ultra violeta que son muy dañinos para tu cuerpo.

Ahora bien tenemos que tomar en cuenta que este tipo de alteraciones de color de la piel tiene diversas causas. Por ejemplo los lunares o las manchas del embarazo son un problema estético, en cambio las manchas hepáticas se originan de un mal funcionamiento en algún órgano del cuerpo, lo que implica un tratamiento especial no solo para mejorar la apariencia personal sino para eliminar el problema de salud que puede ocasionar.

El pigmento natural que la piel tiene para evitar que los rayos ultra violeta la afecten se llama melanina y su mala distribución o falta de esta puede causar que se formen manchas, sobre todo en las manos, brazos, hombros y en especial la cara.

Los principales tipos de manchas son Pecas, Lunares, manchas producidas por exposición exagerada al sol, cloasma más conocidas como manchas del embarazo, manchas azulas en la piel, vitíligo, manchas de nacimiento y melanomas.

Lo recomendable al presentar este tipo de manchas es visitar al dermatólogo quien determinara el tratamiento adecuado para eliminar o disminuir su aparición.

Ventajas de utilizar un jabón natural

 

Un jabón casero o artesanal elaborado a base de compuestos cien por ciento naturales es perfecto para la aplicación de tratamientos terapéuticos para enfermedades dérmicas.

Las ventajas de utilizar este tipo de jabones es que están elaborados para problemas específicos de la piel, un tratamiento terapéutico a base de jabón puede rehidratar, reparar y restaurar tanto la piel como el organismo en general.

Un producto innovador y muy efectivo para el combate a los diferentes tipos de enfermedades y afecciones a los cuales la piel se encuentra expuesta a diario debido a los contaminantes que se encuentran en el medio ambiente.

Por ejemplo un jabón de leche de almendras es ideal para el cuidado del rostro de pieles delicadas.

Si quieres elaborar tu propio jabón, lo único que tienes que hacer es buscar una receta y los ingredientes necesarios para su fabricación, no es cosa de otro mundo, en internet se encuentran muchos sitios que te orientan en la forma más práctica de elaborarlo y te detalla el uso terapéutico de cada ingrediente.

Otra ventaja es el costo de fabricación que es mucho menor si lo comparamos con los precios en el mercado de los jabones comunes, que además de caros tienen compuestos químicos que podrían causar efectos secundarios que pueden dañar la piel.

Algunos ingredientes comunes para la fabricación de este tipo de jabones son: Aloe, Avena, Aceite de Oliva, Te Rojo y Rosa de Oriente todos fáciles de encontrar en el mercado.

Un rostro luminoso

cuidado-pielNo solo se trata de limpiar, tonificar e hidratar, a las mujeres les enseñan que el ritual debe de ser todos los días desde que comienzan la adolescencia. Limpiar correctamente la piel es el favor más importante que se le puede hacer al cutis, pero el exceso de limpieza  aunque sea solo el agua, puede eliminar los aceites o grasas que la piel produce de forma natural, teniendo como consecuencia la sequedad e irritación. Los productos para la limpieza de la piel se encuentran bajo muchas formas, desde barras, geles, lociones y cremas, siempre escogiendo el correcto para el tipo de piel.

Después de aplicarte el limpiador correcto, es recomendable que te des un masaje con los dedos y dejárselo puesto durante un minuto para dar tiempo a que el maquillaje se diluya ya que eso hará que sea más fácil retirar la suciedad, la contaminación atmosférica y los productos cosméticos que se haya aplicado a la piel sin tener que presionarla demasiado. Hay que llevar a cabo este proceso hasta dos veces que su tejido/algodón no muestre un rastro de suciedad. Es importante que cada noche, recuerdes quitarte ya se el maquillaje o lo que tengas en ese momento en el rostro, no importa que tan cansada o bebida estés.

Jamás utilices cada día un producto de limpieza para el cutis que tenga prosperidades exfoliantes porque eso puede arañar la capa viva de la piel. Si quieres utilizar de vez en cuando un renovador facial, busca uno que tenga gránulos sintéticos, que no le arañaran la piel y además nunca te llegues a exfoliar la cara más de tres veces a la semana. Recuerda que no debes de estar manteniendo  tu rostro por tanto tiempo hacia la luz del sol o los rayos ultravioleta.

Mascarilla de arcilla para limpieza profunda del rostro

Siempre han sido bien reconocidos y recomendados todos los beneficios asociados a la aplicación de distintos tipos de arcilla para la exfoliación profunda de la piel.

Utiliza esta mascarilla si notas que tu cutis está siendo atacado por la contaminación del medio ambiente y por tu maquillaje diario.

Un respiro para tu piel será la sensación que tendrás luego de haberte aplicado esta mascarilla de limpieza profunda, sigue estos sencillos pasos y aplícala ya!

Ingredientes:

1 taza de arcilla.

½ taza de agua.

¼ de taza de lanolina.

29 grs. de miel de abejas.

Preparación:

En una cacerolita, agrega la lanolina y la miel de abejas a fuego muy bajo hasta que ambos ingredientes se mezclen bien. Luego añadir poco a poco el agua, retira del fuego, y agrega la arcilla.

Deja entibiar y aplica en el rostro durante 5 minutos aproximadamente.

Retira con agua tibia y aplica tu crema facial hidratante de costumbre.

Vía imagen: examiner.com

Morenas de fuego, precauciones para tomar el sol con seguridad.

Tomar el sol es un placer y una necesidad para el organismo, que gana en salud y belleza. Lo importante es tomar algunas precauciones, bajo el concepto de que si nos cuidamos en el presente, podremos disfrutar plenamente el futuro. Sigue nuestros consejos para que te deleites con el sol sin ningún riesgo, y logres ¡un súper bronceado!

Ya organizaste tus próximas vacaciones a la playa y esperas con ansias el momento de echarte bajo el sol y divertirte con tus amigos. Seguramente tienes todos los detalles calculados: bikinis, pareos, sandalias, accesorios, lentes de sol, música, labiales, maquillaje, pero ¿estás segura de no haber olvidado algo? ¿Ya empacas-te el bronceador y el protector solar? Si ya lo hiciste, ¡te felicito! Pero si no, recuerda que éstos tienen que ser los protagonistas de tu bolso de playa o maletín de cosméticos, ya que son indispensables para garantizar tu protección y diversión. Pues si bien todos hemos escuchado muchas veces aquello de que “el sol es salud”, por ser fuente de vitaminas y un agente antiestrés que aporta vitalidad y buen aspecto, también es verdad que causa quemaduras, deshidratación, arrugas, alergias e, incluso, cáncer cutáneo al provocar un deterioro molecular o una síntesis anómala del ADN. Por ejemplo, los rayos UV producen radicales libres que promueven la oxidación de las estructuras de la piel y disminuyen la producción de colágeno y elastina, que son los encargados de la tersura y elasticidad de tu piel. Entre tanto, los Dermatólogos insisten en aconsejar que usar factores de protección solar (FPS) que correspondan a nuestro fototipo cutáneo tiene que formar parte de la rutina diaria, pues la piel posee memoria y una agresión ocurrida durante la infancia, en la juventud o en cualquier etapa de la vida, puede aflorar en cualquier momento. Asimismo, recomiendan emplear cremas, emulsiones, maquillajes y champúes que contengan filtros solares; especialmente los que tienen antioxidantes como la vitamina E. También sugieren valerse de protectores más fuertes –FPS 100 + protección UV– para prevenir manchas, el envejecimiento prematuro y quemaduras o melanomas (cáncer de piel), debido a que cada día los rayos solares son más directos, fuertes y dañinos. Lo cierto es que, a pesar de todos los factores negativos relacionados con la exposición solar, son muchas las motivaciones positivas que impulsan a millones de personas a buscar los sitios y las oportunidades que les proporcionen un acercamiento íntimo y directo con el “astro rey”, como uno de los mayores placeres de la vida. Y definitivamente, no tenemos por qué negarnos el gozo ni el encanto de estar en contacto con la naturaleza, siempre y cuando nos tomemos un tiempito para resguardar la salud de nuestra piel.

Como elegir el filtro Solar adecuado
Hemos visto cómo han salido al mercado infinidad de productos especiales para preservar la piel de las amenazas del sol; prácticamente uno para cada tipo de persona. Vemos en los estantes lociones para ir a la playa o para hacer deportes, dentro del agua y fuera de ésta; para el rostro, labios, manos y para todo el cuerpo; con funciones adicionales -autobronceadores, repelentes de insectos, hipoalergénicos, hidratantes, para pieles secas o grasas, con maquillaje, etc-. A ello hay que añadir que vienen de diversos tipos, como leches, cremas, bálsamos, sprays, geles, espumas, aceites, lociones y polvos compactos, así como con numerosos factores de protección, que van desde 0 hasta 100, y más allá.

En este sentido, la carrera de los laboratorios por mejorar sus productos y aumentar sus índices pareciera no tener fin, afortunadamente para nosotros. No obstante, la cuestión es más complicada de lo que aparenta, debido a que aunque la mayoría piense que va por buen camino al emplear cremas que le res-guardan de las radiaciones, confiando en las promesas de envases que ofrecen: “Protección de amplio espectro”, “waterproof o a prueba de agua”, “water resistant o resistente al agua”, “pantalla total” y un largo etcétera de virtudes tan reales como incomprensibles, el problema es que resultan tan complejas que inducen a la confusión y uso incorrecto.

De hecho, si creías que repitiendo mil veces la aplicación de una gran cantidad podías seguir al sol una vez superado el tiempo máximo de seguridad que te sugiere el factor o índice de protección, te cuento que el contador nunca regresa a cero y que todos los filtros tienen un límite imposible de prolongar. La fuente de este equívoco tal vez resida en el mensaje que recomienda “repetir periódicamente la aplicación del producto”, cuando la intención del mismo es evitar que éste desaparezca con el sudor, los baños o el roce. Como sea que quieran llamarlo: factor de protección solar (FPS), índice de protección solar (IPS) o solar protection factor (SPF, por sus siglas en inglés), es una medida que indica cuánto tiempo se incrementa la protección natural contra la quemadura solar.

Por ejemplo, una persona de tez clara tardaría diez minutos en enrojecer; pero usando un FPS 15, puede permanecer 15 veces más bajo el sol antes de que ocurra una lesión, lo que es igual a 150 minutos. Otros de sus peligros es que al usar-los las personas se confían de los números altos y abusan del sol, razón por la que algunos países han optado por establecer límites en la numeración de los filtros con el fin de evitar confusiones. La FDA, Oficina de Salud e Higiene Pública de EE.UU., ha fijado el corte en 30, etiquetando los que están por encima como 30+. Mientras que en Europa, se discute si establecer el máximo en 50, e insisten en añadir junto al FPS un mensaje que permita evaluar la seguridad que implica la cifra: “Baja (de 4 a 7, los números inferiores no se consideran fotoprotectores). Media (de 8 a 14). Alta (de 15 a 24) y ultra alta (25+)”.
Otra de las complicaciones es que los productos tampoco se administran correctamente. En primer lugar, porque los envases no especifican las cantidades precisas, limitándose a recomendar una administración ¿generosa? De hecho, la mayoría se embadurna con cantidades cuyo nivel de protección está entre un 20 y un 50 por ciento por debajo de la esperada. De ahí que una crema con FPS20 mal aplicada ofrece menos cobertura que otra de factor 10 bien repartida. Según pruebas realizadas por los fabricantes, la dosis óptima para distribuir en el cuerpo es de dos miligramos por cada centímetro cuadrado. Pero es casi imposible establecer este cálculo en condiciones reales, y en la práctica se cree que las personas no suelen administrarse más de un tercio de esta cifra.