Consejos que pueden salvarte la vida

Para nadie es novedad que las ciudades se hacen cada vez más peligrosas; y, que en especial las mujeres somos las que más propensión tenemos a sufrir todo tipo de agresiones, ya sea asaltos, atracos e incluso violaciones.

Por esto debemos estar siempre alertas a cualquier indicio de peligro. A continuación, algunas de las recomendaciones más importantes que deben tomarse en cuenta:

Evadir los lugares oscuros o solitarios – cuando se camina por la ciudad, es mejor hacerlo por calles o avenidas con mayor congestión de gente; y, de ser posible, no caminar sola de noche.

No citarse con desconocidos – esto se refiere principalmente a personas del sexo masculino, claro esta. Aunque el hombre que conocimos en la discoteca o en el chat parezca salido de una novela romántica, no se nos ocurra citarnos con él en un lugar en el que podamos ser agredidas.

No dar demasiados datos – ya sea en páginas web, en encuestas en la calle o telefónicas,  evitemos dar datos personales. Si necesitan ubicarnos bastará con dar la dirección de mail o el número de teléfono de la oficina.

Evitar hacer ostentaciones – es verdad que podemos tener joyas o accesorios preciosos que nos gustaría usar; pero reservemos estas cosas para aquellas reuniones y fiestas donde estaremos totalmente a salvo. Tampoco carguemos el celular, ni artículos electrónicos muy a la vista.

Tratar de llevar ropa cómoda – si vamos a tener que caminar varias cuadras, en zonas no muy seguras, evitemos llevar tacos muy altos o vestidos incómodos. Puede ser necesario apurar el paso y podemos correr mucho riesgo si no tenemos el calzado y la ropa adecuada para ello.

Controlarse en las salidas nocturnas – no esta demás indicar que si nos vamos de fiesta con las amigas, debemos saber a donde y hasta donde llegar.

Tomar transporte público seguro – en muchos países tomar taxi es todo un riesgo. Si necesitamos utilizar uno, asegurarnos de que sea de una empresa de radio taxis conocida.

Estar siempre preparadas – para andar por la calle tomar en cuenta que debemos usar de preferencia carteras cruzado, no llevar la cartera hacia el lado de la calle (puede ser arrebatada desde una moto o auto), no abrir la cartera o billetera en medio de la calle y tener mucho cuidado al utilizar un cajero desprotegido.

Huir del peligro – si aún siguiendo todas las precauciones sentimos que alguien nos sigue: cambiar de acera, subir a un vehiculo de transporte público (aunque no lo necesitemos), entrar a una tienda o cafetería, cualquier cosa que nos haga sentir más seguras aunque sea una perdida de tiempo.

No resistirse – si a pesar de todo, somos atacadas, si se trata sólo de dinero o cosas materiales; es mejor no resistirse y entregarlo todo, nuestra vida vale más.

Finalmente, aunque en el mercado existen artículos de defensa personal, se tiene que saber usarlos o sino pueden volverse en nuestra contra. Ante todo confiemos en nuestra intuición y no escatímenos en precauciones.