LA MODA DE RECICLAR

 Reciclar está de moda desde hace muchos años, pero cada vez se trata de una tendencia que se lleva más.

 

Impulsado por la necesidad de conseguir materiales baratos con los que hacer elementos decorativos sin tener que invertir una pequeña fortuna, podemos encontrarnos con una gran cantidad de artículos que se hacen aprovechando los residuos que nosotros mismos generamos. Por eso no resulta extraño que hoy en día las tiendas de manualidades nos vendan, por poner un ejemplo, bolsas de anillas de latas de refresco con las que se realizan algunas de las manualidades recicladas más sorprendentes y más útiles que hayamos visto. Con estas anillas se pueden fabricar todo tipo de complementos de moda, como cinturones, bolsos y monederos que resultan muy modernos y a la vez muy económicos, algo que sin duda muchos padres y muchos maridos agradecen.

 

Pero además de estas pequeñas piezas de aluminio, se pueden utilizar una gran cantidad de objetos que tiramos a la basura y con los que podríamos equipar y decorar incluso toda una vivienda si nos lo propusiéramos.

 

Por poner un ejemplo, con las bandejas de plástico de los alimentos podíamos fabricar pequeños muebles en los que colocar nuestros objetos. Podemos usar estas bandejas como vacia bolsillos donde colocar nuestras llaves y la cartera cuando lleguemos a casa, y así saber en todo momento dónde están. Podemos usarlas para colocar semillas y hacer semilleros en los que cultivar plantas aromáticas para la cocina, o incluso podríamos utilizarlas como jabonera para evitar que la pastilla de jabón manche el lavabo o se escurra cuando al usemos. El único límite está en nuestra mente, seguro que si nos paramos a pensar un rato se nos ocurrirían mil ideas para reutilizar estas simples bandejas. Y si esto se puede hacer con las bandejas de plástico de los supermercados, ¿os imagináis lo que se podrá lograr con las botellas de plástico o con los botes de cristal?