RCP Resucitación cardiopulmonar

Es un método de primeros auxilios que será necesario utilizar para restablecer tanto la respiración como el funcionamiento del corazón, en el cual se emplea la respiración artificial y el masaje cardíaco externo (superficial).

Ataque cardiaco
Causas posibles de ataque cardíaco:
Obstrucción o bloqueo de las arterias coronarias (arterias que se encargan de nutrir el miocardio del corazón), una gran hemorragia, un shock, una sobre dosis de drogas, un consumo excesivo de alcohol, esfuerzos físicos exagerados, cardiopatías congénitas, fuerte tensión emocional, arterioesclerosis.
Síntomas
El aviso más común es una opresión intensa, punzada o dolor en el centro del pecho, el que irá en aumento, persistiendo por más de cinco minutos. El dolor podrá extenderse hacia el cuello, brazos y hombros.
El dolor puede estar acompañado de: palidez, náuseas, debilidad, sudoración fría, dificultad al respirar y vómitos. Si el ataque es muy severo puede que la persona afectada pierda el conocimiento (cianótica).
Tratamiento
·         Acueste al accidentado de espaldas sobre el suelo.
·         De rodillas junto a ella, dé un golpe fuerte con el puño en el pecho (esternón). Así suele lograrse que el corazón vuelva a latir.
·         Si esto no ocurre, tantee el pecho del accidentado, para localizar el extremo inferior del hueso esternón.
·         En seguida presione hacia abajo, para hacer descender unos 4 cms al hueso esternón, lo cual se logra dejando caer el peso del cuerpo y levantándolo otra vez, se repite cada segundo las presiones. Cada vez que se comprime, se obliga al corazón a contraerse y a que éste impulse sangre a todo el cuerpo del accidentado (esta compresión sustituye al latido del corazón).

Nota. Aun cuando la resucitación cardiopulmonar se efectúe correctamente, puede ocurrir fracturas de costillas, hueso esternón, las costillas rotas pueden herir  los pulmones, al hígado y al propio corazón. Por eso se recomienda tener técnica.