Moda a tu propio estilo: el fondo de armario

Toda mujer busca siempre su propio estilo; más allá de que a todas nos gusta ir a la última moda, sabemos que con pequeños gastos en ropa o zapatos de moda, si tenemos un fondo de armario bien pensado, no fallaremos en nuestro outfit.

fondo-de-armario

Un fondo de armario bien planeado es esencial para vernos siempre perfectas, en estas prendas vale la pena gastar un poco más y adquirirlas de alta calidad, son básicos que jamás pasarán de moda y siempre nos sacarán de un apuro a la hora de definir nuestro look.

En tu fondo de armario nunca pueden faltar las siguientes prendas:

Un traje de chaqueta o traje sastre

Un básico insustituible, preferentemente escoge uno negro, entallado, y si es traje-pantalón, no olvides comprar una falda del mismo tono, te brinda una variante más para usar dependiendo del lugar al que vayas.

Un “little black dress”

Un vestido negro clásico es de lo más ponible que puedes tener y sin duda te durará años si lo adquieres de buena calidad. Debes tratar de que sus líneas sean lo más net posible. Este tipo de vestido se transforma fácilmente con los complementos haciéndolo apto tanto para un cocktail, como para un evento laboral, o para ir a la oficina.

Una camisa blanca

Una camisa blanca te brinda siempre diferentes opciones, desde un look sobrio y formal, si la combinas por ejemplo con un traje de chaqueta, hasta un look más descontracturado si va con jeans y un foulard. Lo ideal es que sea simple y bien entallada.

Un jean con “ese” corte que te queda perfecto

Aquí no repares en gastos, debes elegir el jean que mejor te va, las mujeres siempre sabemos cual es el que nos hace ver mejor y nos favorece según nuestro tipo de cuerpo. Intenta optar por un jean oscuro, para que puedas utilizarlo tanto para una salida nocturna, como para un viernes “casual day” en el trabajo.

Un abrigo invernal

Un buen abrigo, de esos con los que puedes salir aún en los días más fríos, es una prenda indispensable. Buscalo siempre dentro de la gama en que tienes los demás básicos, para que puedas combinarlo con casi todo. Perfectamente puede ser un trench o un abrigo de paño, todo depende de tu estilo.

Un sueter clásico

Aquí seguramente terminarán siendo más de uno, si cuentas también los cárdigans. El cásico sueter de cashmere será tu aliado para usar y volver a usar. Cuenta con uno negro o gris oscuro, otro rojo o en algún color cálido y otro azul o en otro tono frío. Tampoco viene mal uno color arena o marfil. Son prácticos y súper combinables, lo puedes usar con traje, con falda, con jeans… casi casi con todo.

Un vestido de verano

Un fresco y colorido vestido de verano es indispensable, consideralo también una inversión, pero no gastes tanto como con la ropa de invierno, más clásica y duradera.

Agrega varias remeras, un par de bolsos (uno negro y otro beige o marfil), unos stilettos, chatitas y unas botas negras y ya tendrás un fondo de armario básico, luego podrás ir agregando complementos y prendas de moda de bajo costo que podrás cambiar cada temporada para estar siempre a la moda, pero con tu estilo propio.