SER ELEGANTE ESTÁ AL ALCANCE DE TODAS

 vestidos

A todas las mujeres les gusta vestir bien y sentirse guapas no solo por dentro sino también por fuera. Las grandes marcas y diseñadores son los que marcan las tendencias cada año en las maravillosas pasarelas de París, Nueva York o Milán con ropa espectacular que pocas veces, por no decir nunca, suelen estar al alcance de todas las mujeres, por esto muchas llegan a creer que para ser elegantes y sentirse guapas necesitan tener mucho dinero.

Pero esto no es cierto, no hace falta ser rico para ser elegante, la elegancia está en cada mujer, lo llevan dentro, sólo tienen que aprender a sacarse partido de sí mismas y no dejarse llevar por marcas o por modas.

Lo primero que una mujer elegante debe hacer es ser positiva, una buena sonrisa hace que se ilumine todo, incluido el rostro, y se sentirá más bella. Además, las personas positivas atraen la atención de aquellos que tienen a su alrededor y hacen que se sientan más a gusto y que quieran estar con ellas, y es un consejo muy económico, no nos cuesta nada sonreír.

En cuanto a la ropa, no hace falta que sea muy cara para que diga que somos elegantes, lo importante es que vistamos de manera que nos siente bien, ni muy holgada pero tampoco demasiado ajustada, las faldas mejor a la altura de la rodilla, nunca excesivamente cortas y ¡cuidado con los tacones! Suelen ser muy peligrosos, sobre todo para aquellas que no estén acostumbradas a llevarlos. Además, eso de que para presumir hay que sufrir ya está pasado de moda, ¿por qué sufrir si tenemos a nuestro alcance unos zapatos bonitos que a la vez sean cómodos? Pueden llevar un poco de tacón o un poco de plataforma que nos ayudará a andar de manera elegante y no nos hará daño ni nos producirán heridas, que eso luego se paga.

Así que la conclusión es que no hace falta gastarse mucho para ser elegantes, cada mujer lo lleva dentro de sí misma, lo importante es saber sacarse partido con lo que una tiene.