Limpieza de la piel con el cepillado

Es importante realizar la limpieza con la piel seca. Puede emplear, por ejemplo, un guante de crin o una esponja semidura.

  • Tome el cepillo y páselo firme y rítmicamente primero por toda la planta del pie derecho. Prosiga el cepillado con movimientos ascendentes, por delante y por detrás de la pierna, hasta la cintura. Repita la operación completa en la pierna izquierda.
  • Luego, cepille toda la espalda varias veces hasta el hombro. Después cepille el brazo derecho, empiece por la palma de la mano, el dorso y desde la muñeca hasta el codo, y del codo al hombro. Repita la operación en el brazo izquierdo.
  • Ahora, suavemente cepille el abdomen en el sentido de las manecillas del reloj. Si siente cualquier incomodidad detenga la operación. Contnúe por el pecho y el cuello, siempre avanzando hacia el corazón y con una presión moderada.