Archivo de la categoría: Esplendida

Técnicas naturales para la buena práctica del CHI

 

Todos los ejercicios que realices deberían tener como principales finalidades la obtención de la flexibilización, el fortalecimiento muscular y una buena coordinación de movimientos. La flexibilidad consiste en mantener, o según los casos recuperar, la amplitud de movimientos, lo que difiere mucho entre las personas según diversos factores, entre otros la constitución natural. A su exceso se lo conoce como laxitud y a su escasez como rigidez. Los músculos, por otra parte, tienden a debilitarse si no se trabajan, y para que se desarrollen hay que proporcionarle situaciones de contracción máxima y de distensión. Cuando hagas trabajo muscular no olvides que es muy importante oxigenar bien el cuerpo, para lo que es fundamental que trabajes en sitios aireados y que respires correctamente: no estires sin aire, no contrigas sin aire.

 

Los ejercicios de coordinación de movimientos buscan que los encadenamientos motores puedan realizarse correctamente aún en acciones de gran complejidad, lo que incluye la velocidad y la habilidad. Por otra parte en los ejercicios siempre se mueve la energía o el Chi, aunque en algunos de forma más consciente y dirigida que en otros, como ocurre con el Chi Kung, que designa precisamente el trabajo de esta energía, además de ser una ciencia que estudia su circulación por nuestro cuerpo. Los chinos han estudiado esta energía durante más de cuatro mil años y han aprendido a aplicar estos conocimientos a los ejercicios para mejorar la salud mental y física y prolongar la vida.

 

La teoría y los principios del Chi son muy parecidos a los del Yoga indio y son la raíz de la medicina ancestral de China y de Japón, y en especial de la acupuntura. Esto también ha dado origen al masaje japonés Shiatsu, y al masaje chino, Tuina. Las claves que te presentamos, aunque están basadas en el Chi Kung, pueden serte de gran utilidad tanto si practicas cualquier técnica de origen oriental, como por ejemplo algún arte marcial, como si realizas otras prácticas deportivas occidentales, ya que puedes adaptar perfectamente algunas de estas recomendaciones.

Algo más sobre el Chi

 

La comunidad médica china considera que el Chi y la sangre están relacionados íntimamente: “donde va el Chi va la sangre”, dicen. Se afirma que el Chi proporciona la energía a las células sanguíneas para que se mantenga vivas. Se lo puede comparar a la corriente eléctrica: circula por unos canales llamados Meridianos (por donde también circula la sangre) y que tienen una configuración similar a las de los sistemas circulatorio y nervioso. Tiene varias funciones. Impulsiva: promueve a través de su acción dinámica, el crecimiento y desarrollo del cuerpo, las actividades fisiológicas de órganos y Meridianos, la producción y circulación de la sangre, así como la producción, distribución y evacuación de los líquidos. Calentamiento: gracias al Chi se produce el calentamiento del cuerpo, lo que permite un correcto funcionamiento de los órganos, de los Meridianos y una buena circulación sanguínea. Defensiva: el Chi protege al organismo de los ataques de factores patógenos y lucha contra ellos cuando invaden el organismo. Contención: Contiene y regula la circulación de las sustancias líquidas (sangre, saliva, sudor..) y ayuda a la contención de los órganos. Transformación: siempre está en constante movimiento y es responsable de los cambios fisiológicos al controlar la absorción, distribución y eliminación.

 

Durante la práctica de los ejercicios podemos aprender a detectar el Chi y dirigirlo correctamente. En la etapa de enfriamiento, tras los ejercicios, hemos concentrar la energía generada durante el ejercicio en una zona situada a dos o tres centímetros por debajo del ombligo y a dos o tres centímetros hacia el interior del abdomen, que se conoce en china como Dan Tien inferior y en Japón como Hara. Si aprendes a generar esta energía y conservarla puedes ayudar a tu mente a sosegarse y mantenerse concentrada. Las emociones y la mente tienen gran influencia en la circulación del Chi.

 

Claves para el cuerpo

 

La médula espinal es muy importante para la práctica de los ejercicios ya que sirve como un canal para por el que las energías del sacro ascienden a los centros superiores del cerebro. Para los orientales esto es como conectar Tierra y Cielo. Para obtener los mejores resultados durante los ejercicios intenta mantener la columna erguida y en recta alineación con el cuello y la cabeza. La flexibilidad y la relajación de la columna es también uno de los objetivos de la etapa de calentamiento.

 

Por otra parte, la parte más tensa del cuerpo suelen ser nuestros hombros y el cuello. Tienes que prestar especial atención a esta zona, intentando relajar, aunque para ello debas dedicar unos minutos a aflojar estos músculos por medio de movimientos suaves.

Otro punto importante es la lengua: intenta mantenerla ligeramente apoyada contra el paladar, detrás de los dientes superiores, lo que forma un puente para que el Chi circule desde la cabeza a la garganta y de la garganta al pecho y de allí al abdomen inferior.

No practiques inmediatamente después de comer, con el estómago lleno. Incluso procura vaciar intestinos y vejiga antes de hacer los ejercicios. También evitar comer alimentos sólidos inmediatamente después de acabar, para que la energía almacenada pueda asentarse sin interferencias en vez de ser destinada a funciones digestivas.

 

Si tu práctica es de Chi Kung, Tai Chi, Yoga, puedes notar que se ha estimulado la secreción de saliva, pero también puedes producir tos y flema en los conductos bronquiales. Tienes que aprender a distinguir entre flema/mucosidades y saliva, y escupir solo las primeras. La saliva producida es acuosa y clara y tiene propiedades curativas y mejora las funciones digestivas del estómago. También contiene enzimas que debes mantener dentro del organismo. Intenta que tus movimientos sigan el ritmo respiratorio.

 

No uses ropa de acrílico, nylon y poliester, que funcionan como aislantes y bloquean el libre movimiento del Chi a lo largo de la superficie de tu cuerpo e impiden un correcto intercambio entre tu organismo y los campos de energía externos. Usa fibras naturales como algodón, lana, lino, seda, que son buenos conductores. Para optimizar el movimiento de energía usa colores claros.

 

Antes de practicar quítate todos los objetos metálicos como relojes, pulseras, colgantes. Los anillos pequeños no llegan a interferir. La razón de esto es que el metal tiende a acumular energía, de modo que el objeto desviará la energía hacia sí mismo, reduciendo el flujo disponible para el sistema.

 

No olvides realizar ejercicios de calentamiento al empezar, movilizando todas las articulaciones, en particular hombros, rodillas, tobillos, y al terminar realiza una serie de estiramientos.

 

Claves para la respiración

 

A no ser que se trate de ejercicios especiales en los que se pronuncian sonidos con la exhalación, procura que tu respiración sea lo más silenciosa posible. Estamos hablando, de cuando practiques ejercicios orientales suaves, pues esto no podrías hacerlo por ejemplo corriendo en una cinta, saltando con aeróbic, o con otros ejercicios aeróbicos. Por lo tanto, intenta respirar suave y lentamente, sin esfuerzo ni prisa. El aire no debería salir en explosiones o en secuencias cortantes y duras, la exhalación debe que ser liviana y regular. Si llevas esto a la perfección, debería ocurrir lo que dice un maestro de Chi Kung, llamado Fo Hung: “Deberíamos suspender la pluma de una oca frente a la nariz y la boca, y ésta no debería moverse mientras se exhala”.

 

La respiración debería ser lenta. Si tienes prisa por acabar los ejercicios, tu respiración se acelerará, pues ésta siempre sigue a la intención. Intenta detener el tiempo durante la práctica, olvidarlo. Busca respirar profundamente, pero sin hacer un esfuerzo excesivo al inhalar. Si fuerzas la respiración para llenar los pulmones los hombros se curvan y el cuello se tensa, lo que hace que el aire suba a la parte alta de los pulmones. La inhalación y la exhalación deberían ser muy largas, respirando cada vez más profundo. La respiración, como todo en la práctica del Chi Kung, debe ser suave. Para conseguir esto hay que tener el diafragma, la caja torácica y la garganta completamente relajados.

 

Claves para la mente

 

Tienes que dirigir la atención mental hacia el interior, en vez de escuchar los sonidos externos. Atiende a tu respiración. La energía sigue a la mente de modo que si mantienes la atención centrada en el interior allí se acumulará el Chi. Si en cambio te distraes, la energía fluirá hacia el exterior.

 

Silencia tu mente y no estimules tu diálogo interno. Eso no quiere decir que no surgirán pensamientos o emociones, pero se irán disolviendo por sí solos. Céntrate en el cuerpo y en la respiración, en realizar correctamente los ejercicios. Aprovecha esos momentos para apartar tus problemas y disfrutar. El equilibrio emocional ayuda a obtener resultados para tu salud. Ya dijimos que en el Chi Kung el cuerpo y la respiración han de moverse lentamente, pero sobre todo intenta que tu mente se tranquilice. Cuando descubras que tu mente se acelera, se distrae, se preocupa, usa tu voluntad para centrarla nuevamente en los ejercicios, en el cuerpo, en la respiración.

 

Precauciones

 

No practiques formas avanzadas de técnicas orientales, como el Chi Kung, el Yoga o el Tai Chi, sin la supervisión de un instructor cualificado. Un buen maestro te ayudará a progresar a buen ritmo, corrigiendo cualquier desviación. Pon especial atención a tu dieta, evitando el consumo excesivo de azúcares refinados, comida basura, grasas malas, fritos, exceso de carnes rojas y embutidos, ya que estos productos provocan acidez crónica en la sangre y otros tejidos, e inhibe el libre flujo de la energía. Evita las bebidas gaseosas dulces, ya que también son muy acidificantes.

 

Cuando practiques no te expongas al viento, ni a los extremos de calor y frío. No practiques Chi Kung cuando estés enfadado, sobreexcitado, apesadumbrado o sufras de cualquier estado emocional alterado, ya que la emoción es energía en movimiento y puede tener efecto dañino sobre el equilibrio interno. Puedes intentar reequilibrar tus emociones antes de la práctica con unos minutos de respiración diafragmática profunda y sólo comienza los ejercicios cuando te encuentres completamente calmado. No te obligues a practicar intensamente cuando te sientas enfermo o muy fatigado, aunque no deberías dejar del todo los ejercicios y sí hacerlos de forma suave y durante sólo unos diez o quince minutos. Elige movimientos sencillos.

Disfruta con los estiramientos. 2ª parte

Si no cuentas con mucho tiempo para los ejercicios, puedes repartir pequeñas series de estiramientos en diferentes momentos del día, ya que no son precisos demasiados preparativos. Intenta estirar al menos 20 minutos al día, usando ropa cómoda y en un sitio donde no haya corrientes de aire ni sientas frío. Son ejercicios fáciles de realizar, que no exigen asistir a un gimnasio. De todos modos, si entrenas en algún centro deportivo o gimnasio, puedes obtener más beneficios si acabas tus ejercicios estirando sobre todo aquellos músculos que más utilizaste. La mayoría de los deportes buscan reforzar la fuerza física y la resistencia, agrandar o reducir ciertas zonas del cuerpo, los estiramientos buscan otra cosa: sobre todo flexibilidad y longevidad. Bienestar y conciencia corporal. Una mayor elasticidad en el tejido conjuntivo y en las fibras musculares. Una mayor capacidad de relajación general y una psiquis más despierta y atenta. No obstante, para obtener estos beneficios de forma permanente tienes que seguir un entrenamiento sistemático y constante.

Practica de manera suave

Practica con suavidad. Estira poco a poco, de manera que cada acción se adapte perfectamente a tu flexibilidad. Empieza sin exagerar, por ejemplo estirando 20 segundos por músculo o grupo muscular, y luego repite. No hagas vaivenes ni rebotes y evita la tensión dolorosa. No contengas la respiración mientras estiras y siempre inspira antes de comenzar la extensión. Espira de manera consciente para reforzar así tu tono muscular. Aprovecha los estiramientos para respirar con más libertad, ya que al estirar tus músculos respiratorios (en la caja torácica y la cintura escapular) puedes disfrutar de una respiración más amplia. Recuerda que al respirar con tranquilidad acentuarás los efectos de los estiramientos.

 

Estira tronco y muslos

Apoya las manos en el respaldo de una silla e inclínate hacia delante, formando un ángulo de 90 grados entre tu tronco y tus muslos, para ello desliza tus pies hacia atrás de forma que el cuerpo se flexiona hacia delante hasta quedar el tronco en posición horizontal. Los brazos deben extenderse y formar una prolongación del cuerpo. Ahora estírate, empujando con tus hombros hacia abajo y manteniéndolos 20 segundos en esta posición. Cuanto más inclines el tronco, mayor será el estiramiento de la musculatura posterior de los muslos.

Una variante es posible con la ayuda de un compañero. Éste debe apoyar las palmas de sus manos en tus omóplatos y presionar suavemente hacia abajo.

Procura buscar distintas alturas para apoyar tus manos y colócalas a diferentes distancias. Es un buen ejercicio para realizar cuando hagas una pausa durante un viaje largo en coche.

 

Estira el pecho

Coloca una colchoneta en el sueño y ponte de rodillas sobre ella. Extiende los brazos hacia delante todo lo que puedas. Las rodillas estarán ligeramente separadas y los muslos prácticamente en ángulo recto. Extiende los brazos hacia delante hasta que formen una prolongación natural de tu tronco. Apoya la frente en el suelo y empuja la cintura escapular hacia abajo. Cuenta hasta veinte y relaja. Repite cinco veces. De todos modos, si notas alguna molestia, reduce el tiempo de estiramiento y las repeticiones. Nunca debes cansarte al mantener una posición de estiramiento.

Puedes ir cambiando la distancia entre las manos APRA estirar otras partes de la musculatura torácica. Puedes variar también las zonas estiradas apoyando primero la mano derecha sobre la izquierda y girando ligeramente el cuerpo hacia la izquierda para aumentar el estiramiento del lado derecho. Sostén contando hasta veinte. Repite hacia el otro lado.

Con este ejercicio y sus variantes estirarás la musculatura anterior de tu caja torácica. A medida que vayan ganando flexibilidad estos músculos podrás mejorar tu capacidad respiratoria.

 

Ahora estira piernas y glúteos

De pie, separa las piernas a la anchura de tus hombres, inclina el cuerpo hacia delante y déjalo colgar con libertad. Siempre manteniendo los hombros relajados. La cabeza también ha de quedar suelta, colgando.

Aprecia ahora la sensación de estiramiento en la parte posterior de tus muslos y permanece en esta posición relajado. Cuenta hasta cinco, levántate y repite varias veces el ejercicio.

Una variante es la siguiente: separa algo más las piernas y flexiona las rodillas. Apoya las palmas de las manos en el suelo y levanta suavemente el cuerpo.

Con estos estiramientos conseguirás un estiramiento progresivo de la musculatura de los glúteos y de la parte posterior de las piernas.

 

Estira piernas y tronco

Mantén las piernas separadas, como en el ejercicio anterior, inclina el tronco hacia delante dejando que cuelguen los brazos. Ahora orienta el tronco hacia la rodilla derecha y mantén esa posición contando hasta cinco. Retorna a la posición inicial y repite el ejercicio hacia la izquierda.

Puedes hacer una variante: mientras el tronco efectúa la torsión hacia la derecha, extiende completamente el brazo derecho hacia el techo. Dirige la vista hacia tu mano derecha. Así, el estiramiento para las piernas se convierte en un estirmaien5to de toda la musculatura del tronco.

Sugerencia: cuando proyectes el hombro izquierdo hacia rodilla derecha, y tires con el hombro derecho hacia atrás y hacia arriba, concéntrate en la sensación de la torsión que estira toda la musculatura de tu tronco. Procura que las piernas permanezcan bien rectas durante todo el ejercicio. Al flexionar el tronco se produce un estiramiento de los músculos de la parte posterior de las mismas, cuanto más las separes, más se estirarán sus músculos de la cara interna.

Pintar fundas de almohadas

 

Siempre nos gusta tener nuestro hogar bien decorado, las almohadas y almohadones son un artículo el cual podemos encontrar en todo nuestro hogar y son muy fáciles de decorar a nuestro gusto.

Para poder pintar las fundas de las almohadas no requeriremos de técnica de dibujo ni de pintura, sino de precisión con el cúter.

Para pintar las fundas de las almohadas necesitaremos los siguientes materiales:

–          Funda/s de almohada/s

–          Cúter

–          Cartón

–          Pintura para tela

–          Papel adhesivo

–          Pincel

–          Esponja (o pincel de esponja)

Paso 1: Utilizaremos plantillas para hacer pintar en las fundas por lo que podemos descargarnos de internet los dibujos que más nos gusten. Delinear la figura en el papel adhesivo y recortar el mismo con el cúter.

Paso 2: Utilizar el cartón para tensar la tela, lo colocaremos dentro de la funda de la almohada. Luego pegaremos el adhesivo a la zona tensa de la funda.

Paso 3: Comenzaremos a pintar la tela, utilizaremos el pincel o la esponja para pintar esta zona de la almohada. Pintar con movimientos verticales hasta cubrir completamente el espacio a pintar. Dejar que se seque la pintura y luego quitar el papel adhesivo.

Podemos pintar todos los dibujos que queramos en la funda de la almohada, y si es todo en una misma cara lo podemos hacer simultáneamente, ahorrándonos así tiempo evitando que se seque una por una cada figura pintada.

 

La Seborrea

La seborrea es una enfermedad considerada cutánea o sea que afectas seriamente a la piel, pero especialmente al cuerpo cabelludo y a la piel del rostro, este grave problema de salud suele ocasione otros problemas como por ejemplo la calvicie.

La seborrea la podemos notar cuando la piel empieza a tener manchas, de color rosáceo o rojo claro, hasta volverse en un tono rojo intenso, esta enfermedad se produce debido a la glándulas sebáceas, las cuales por algún motivo empiezan a producir una alta cantidad de grasa y segregan sustancias que provocan este problema en la piel, es un hongo que afecta la piel y que se expande fácilmente por la región cutánea del rostro, frente  a esta infección y hongo que ataca la piel, el sistema inmunológico lo que hace es formar escamas para que el hongo se seque y es allí cuando dichas escamas microscópicas suelen provocar lo que se llama seborrea.

En algunas ocasiones la seborrea suele ser considerada un problema estético ya que es considerado como una suciedad en la piel, y el en cuero cabelludo, sin embargo también suele ser un problema de salud muy importante, alguna de las causas mas importantes que suelen provocar la seborrea, son desordenes alimenticios, en donde la persona no consume suficiente vitaminas y minerales y también por problemas hormonales.

Las pulmonías y las bronquitis

Las pulmonías y las bronquitis son unas de las infecciones más frecuentes tan­to en el adulto corno en el niño. No es de extrañar que sea así, puesto que por los pulmones pasan cada día más de 10.000 litros de aire y en éste se encuen­tran suspendidos numerosos virus y bacterias  La cantidad de gérmenes que entran en nuestros pulmones al cabo del día puede llegar a ser muy grande.
La palabra pulmonía es sinónimo de neumonía. Ambas significan lo mismo. La pulmonía es una infección de los pulmones que afecta a los alvéolos y al tejido pulmonar que les rodea. En realidad, la pulmonía no es una única afección  sino que sería más apropiado hablar de pulmonías, en plural, dado que son muchos los agentes microbianos que pueden causarla. Y las pulmonías causadas por unos gérmenes pueden ser muy diferentes de las ocasionadas por otros. Cabe decir que las bronquitis son infecciones o inflamaciones de los bronquios  es decir, no son tan profundas como las pulmonías.
La gravedad de las pulmonías depen­de notablemente del estado de salud ge­neral del paciente: quienes están bien nutridos y alimentados tienen muchas más probabilidades de curarse si tienen una pulmonía. Sin embargo, los pacien­tes mal nutricios son mas débiles y el mismo tipo de pulmonía puede ser para ellos mucho más grave.
Qué sucede en una infección bronquial
El pulmón sano es estéril gracias a mecanismos de defensa tales como la actividad de los cilios bronquiales y la del­gada capa de moco que flota sobre ellos: las bacterias y partículas inhaladas se adhieren al moco, el cual es eliminado  junto con las bacterias a él adheridas, gracias a la acción vibratoria de los cilios. Si los cilios no funcionan, la in­fección se ve favorecida. Las infeccio­nes vírieas, el tabaco y otros irritantes dañan estos cilios y facilitan la infección bacteriana, la cual provoca una reacción inflamatoria que daña también los cilios y la pared bronquial: es un círculo vi­cioso que debe ser interrumpido a to­da costa.
Síntomas de las pulmonías
Los síntomas principales de las pulmo­nías son la tos y la fiebre, a las que pueden añadirse el dolor o dificultad al respirar. Puesto que las causas de las pulmonías son muy variadas, los síntomas también pueden ser diversos, según se verá más adelante. Sin embargo, los síntomas típi­cos son los citados al principio: fiebre, tos y dolor en el tórax al respirar.
Causas de las pulmonías
Hay gérmenes muy virulentos que pue­den atacar los pulmones y dar lugar a una pulmonía, aunque éstos estén per­fectamente sanos. Es lo que ocurre con el neumococo, uno de los gérmenes más virulentos y que tiene una especial preferencia por el pulmón, al que puede infectar aunque la persona esté sana. Sin embargo, lo más habitual es que las bacterias que causan pulmonías ataquen los pulmones que ya han estado debili­tados por otras causas: un resfriado pre­vio que ha irritado los bronquios, un fu­mador que tiene sus bronquios y sus pulmones afectados por el tabaco, una persona mal alimentada, un enfermo con cáncer u otra enfermedad crónica que lo haya dejado más débil, etc. Son casos que presentan los pulmones más débiles y en los que las pulmonías pue­den desarrollarse con mayor facilidad.
Son diversos los gérmenes que pueden causar una pulmonía y, dependiendo del germen, los síntomas pueden variar: una pulmonía causada por un neumococo produce fiebre alta, dolor de costado, tos y afección general importante; la pul­monía causada por una tuberculosis pue­de producir fiebre moderada pero persis­tente, tos crónica y una afección general menos aguda; las pulmonías víricas pue­den dar simplemente tos y fiebre; las pul­monías causadas por micoplasma pue­den tener pocos síntomas clínicos, pero dar unas imágenes muy aparatosas en la radiografia.
Tratamiento de las pulmonías
La medida principal es mantener una buena nutrición y evitar todo lo que pueda dañar los bronquios y los pulmo­nes, como es el tabaco. La presencia de ciertos animales, como loros, cacatúas.
Las medidas generales para tratamiento de cualquier pulmonía inclu­yen la eliminación del moco acumu­lado en los bronquios. Esto se consigue por medio de la inhalación de vapor de agua y el uso de ciertos medica­mentos llamados expectorantes. Jun­to a ello, el uso de los antibióticos es esencial para curar las pulmonías cau­sadas por bacterias, hongos o parási­tos; sin embargo, resultan mutiles pa­ra curar las pulmonías causadas por virus, que son las más frecuentes, es­pecialmente durante la infancia.

El colesterol y sus trastornos

Una alimentación equilibrada debe con­tener grasas, pero siempre en la propor­ción adecuada. Hay grasas buenas y grasas peligrosas. El exceso de grasas peligrosas no es sano para el organismo y puede dañar la sa­lud. Los trastornos que el exceso de co­lesterol y otras grasas causan tienen, ge­neralmente, acil remedio: la prevención.
El colesterol y otras grasas son sustan­cias con una gran cantidad de poder energético y, por tanto, constituyen la principal fuente” de reservas energéticas del cuerpo. Las grasas se depositan ge­neralmente debajo de la piel y encima de los músculos, sirviendo de capa ais­lante que actúa como un abrigo. Las grasas corporales y las que circulan por la sangre tienen dos orígenes: unas pro­ceden de los alimentos y otras son fa­bricadas por el propio organismo.
Las diferentes ciases de grasas
Además de la distinción, por su origen, entre grasas animales y grasas vegetales, existen diferentes tipos de grasas que se distinguen por su estructura molecular: el colesterol, los triglicéridos y las upo proteínas de baja densidad (LDL), muy baja densidad (VLDL) y alta densidad (HDL). El exceso de colesterol, triglicé­ridos,VLDL y LD.L se considera perju­dicial e incluso peligroso para la salud porque aumentan el riesgo de infarto; por el contrario, el exceso de HDL es beneficioso y de efectos protectores contra el infarto de miocardio.
Las causas del exceso de grasa en la sangre
El aumento de colesterol es debido a varios factores: una alimentación rica en grasas de origen animal; la cirrosis, una enfermedad del hígado que impide que actúe como metaboliza.dor de las grasas; una diabetes mal llevada, con elevación del azúcar en la sangre; un hipotiroidis­mo, o bajo y débil funcionamiento de la glándula tiroides; un exceso de hor­monas producidas por la hipófisis; la in­suficiencia renal; y, sobre todo, la heren­cia, pues es sabido que muchas de las enfermedades que cursan con un au­mento de las grasas en la sangre son al­teraciones metabólicas que se transmi­ten de padres a hijos.
El aumento de triglicéridos puede ser debido a un exceso de calorías en la die­ta, al abuso del alcohol, al uso de medi­camentos o fármacos que contienen es­trógenos (corno, por ejemplo, la píldora anticonceptiva) y a otras causas mencio­nadas antes (diabetes mal llevada, etc.).
El tratamiento del exceso de grasa
El principal remedio para el exceso de grasa en la sangre es la alimentación sana, pobre en grasas animales, rica en fibra con los aceites vegetales, especial­mente el de oliva, como fuente de grasas. Se dice también que beber una cantidad discreta de alcohol al día (un vaso o dos de vino de buena calidad) puede elevar el HDL (la grasa favora­ble) y reducir el LDL (la grasa peligro­sa, si bien beber cantidades superiores de alcohol puede tener el efecto opuesto.
El mejor tratamiento para las personas que tienen el colesterol elevado es reducir la obesidad, dejar de fumar, ha­cer ejercicio y llevar una alimentación sana. Existen también medicamentos que reducen la concentración de grasas en la sangre, pero hay que tener en cuenta que, como todos, tienen efectos secundarios, y siempre es mejor evitar las medicinas si se puede conseguir el mis­mo o mejor efecto cambiando a unos há­bitos de vida más sanos.

Alimentos anticancerigenos

Es recomendable hacer una dieta balanceada y que incluyan estos alimentos en su vida cotidiana. El agua es muy importante para purificar su cuerpo y eliminar lo malo del mismo.

Es recomendable tomar 2 litros de agua por día en invierno, y mas de 3 litros de agua en verano ya que en esta época el cuerpo pierde mucho liquido. Pero ten cuidado, al purificar las sustancias malignas, también se elimina las benignas, por este motivo hay que ingerir mas nutrientes de lo habitual en verano, por ejemplo frutas. También evitar las bebidas calientes, en todo el año. Reemplazarlo por jugos exprimidos de frutas y vegetales.

¿Te has preguntado el motivo por el cual la cultura china y japonesa son la población con menos sobrepeso y menos enfermedades cancerígenas?. La respuesta es que sus comidas son a base de muchas verduras, , legumbres, arroz integrales , algas y pescados. No suelen comer mucha carne vacuna. Otro de los hábitos que su cultura está acostumbrada, es comer con palillos.

¿Porque?. Por que al comer deprisa, el organismo, no asimila los nutrientes , por eso mismo, esta cultura usa estos palillos de madera, ya que de esta manera incorporan a su cuerpo porciones muy pequeñas en cada bocado, esto hace que su organismo pueda absorber bien sus nutrientes. También el comer en porciones pequeñas y despacio ayuda a disminuir el apetito y reducir la grasa corporal. Esto es muy importante, ya que uno de los puntos que tienen que tener en cuenta para evitar el cáncer es el peso. Tiene que estar en su peso ideal, ni mas ni menos.

 Ojo con fumar! .

Aparte de todos los peligros que tiene el habito de fumar, la peor para este tema es que el tabaco, elimina todas las vitaminas C, las cuales son una de las mas importante que ayudan a prevenir el cáncer. Por este motivo, si fuma, tendría que empezar a dejarlo para evitar que el cáncer no entre en su vida.

Alimentos anti-cancerígenos .

  • Limón y mandarina: Contienen altas dosis de Vitamina C
  • Manzanas: Son ricas en quercetina y catequinas.
  • Arándanos y moras. Contienen un gran alto de antioxidantes , minerales y vitaminas A (estas vitaminas ayudan a evitar la aparición del cáncer de Pulmón, próstata Laringe, Cèrvix y vejiga entre otros) y Vitaminas C .( Las vitaminas C ayudan a evitar la aparición del cáncer de Laringe , estomago y esófago entre otros).
  • Los brotes de soja.: contienen genisteina que hace que las células cancerígenas no crezcan, por eso es recomendable comerlas dos o tres veces por semana, ya que previene el cáncer de mama y el cáncer de próstata
  • Cebollas: Contienen anti-cancerígenos . Comerlas crudas en ensaladas.
  • Ajo crudo: Uno de los mejores alimentos anti-cancerígenos
  • El comino. Para el cáncer de colon. * Rucula. Contiene isotiocinatos.
  • Las zanahorias * Las naranjas :Ricas en vitamina C, aminoácidos en fibras.
  • Lentejas y todas las legumbres. Son ricas en fibras.
  • Almendras, nueces, avellanas y otros frutos secos. Son
  • Arroz integral, que son ricas en sustancias anti-cancerígenas.
  • Aceite de oliva.
  • Los tomates, tienen Licopeno la cual es la que le da el color rojo al tomate.
  • Repollo, y rábano son los que ayudan a reforzar las defensas.
  • Alcachofas. Previene el cáncer de mama y el cáncer de colon. Siempre recordar tomar mucha agua, la cual ayuda a limpiar el organismo.
  • El comino. Los alimentos que contienen muchas fibras vegetales, son ideales para la prevención del cáncer de colon ya que da un transito intestinal diario y hace que aumente la cantidad fecal. Lo bueno de esto, es que al defecar seguido, hace que todas las sustancias cancerígenas se eliminen.
  • Lechuga y todas las verduras que tengas un color muy fuerte, estos pigmentos son muy importantes, ya que tienen mucha vitamina A.
  • Carnes y Huevos: Estos alimentos tienen Cinc. Lo recomendable es agregarlo a su dieta semanal solo 2 veces por día, no mas.
  • Cereales varios. Incorporar los cereales (sin azúcar o colorantes) en su dieta diaria, para el desayuno.

Se recomienda comer 20 gr diarios de fibras variadas. No hacen falta más.

No comer fritos ni freír los alimentos: Cuando uno fríe los alimentos, el aceite hirviendo hace que se descomponga el mismo y produzca solo sustancias cancerígenas y toxicas. Por eso es recomendable no abusar de los fritos.

Usar mas el horno y sino las ollas con apenas un poco de aceite de oliva para así poder hacer crocantes sus comidas e igual de ricas. No basar su dieta diaria en comidas como : manteca, azucares.

Evita las grasas saturadas y carnes grasas ya que hacen que la aparición del cáncer de mama, cáncer de colon y esteroides aparezcan , también hacen que puedan formarse en tu cuerpo esteroides fecales cancerígenos. No tomar alcohol. La cerveza, por ejemplo, hace que sea mas posible la aparición de cáncer de recto. Siempre hablando de abusos cotidianos de estas sustancias.