Dom. Abr 14th, 2024

Aún, con lo abrumadora que puede sonar la cantidad de accidentes domésticos derivados del uso de bañera, todavía hay quienes se niegan a renuncia a la idea de tomar un baño de inmersión relajante; ante tal disyuntiva, se presentan los pros y contras de contar con una en casa, a fin de determinar la conveniencia o no, de reemplazarle por un plato de ducha.

¿Por qué una nueva bañera es la reforma que el baño necesita?

Desde siempre, la bañera a formado parte del inmobiliario de la sala de baño como uno de sus elementos principales; pese a la insistencia de lo conveniente que resulta su sustitución por un plato de ducha, lo cierto es que continúan teniendo protagonismo y preferencia, de ahí que si la idea va hacia la instalación de una, conviene conocer sus dientes tipos y las ventajas que ofrecen:

§  Bañeras de cerámica:

Por antonomasia, el material icónico de este accesorio de baño ¿la razón? simple, ganan en estética, durabilidad y resistencia, necesitando un golpe bastante contundente, para agrietarse. En contraparte, conviene hacer uso responsable de ellas, y limpiarlas de manera adecuada a fin de evitar que la superficie se torne más resbalosa de lo que ya en sí es.

§  Bañeras acrílicas:

Teniendo a favor la economía – al figurar entre las más baratas – son las más comunes en baños donde este accesorio, va empotrado en un murete, por lo que apenas suele verse su parte interior. El punto en contra radica en que es un material que puede deteriorase con los años, haciendo imperioso el uso de un buen sellador para evitar daños a consecuencia de la humedad.

§  Bañeras de acero:

La resistencia del material, convierte a estas bañeras en una inversión duradera y resistente, lo cual anudado a su buena estética, le confiere atributos suficientes para ganar la preferencia que hoy gozan, entendiéndose que – salvo algún desperfecto sufrido en sus superficies con el paso de los años – no hay razón para no recomendarse su instalación.

§  Bañeras de fundición:

Sin duda, otra tendencia indiscutible en la actualidad cuando se habla de reformas de baño, lo cual se explica en lo bonitas y resistentes que resultan, además de la cantidad de modelos disponibles; la única pega que puede vérsele es lo desaconsejable de instalarse en estancias pequeñas, ya que suelen ocupar grandes espacios.

§  Bañeras sintéticas:

De gran resistencia, variedad de modelos, colores y tamaños, las bañeras sintéticas representan la solución para quienes buscan las prestaciones de este elemento clásico, adaptándolo a  reformas de baños modernas y vanguardistas.

Ventajas de apostar por un plato de ducha:

Partiendo del simple hecho que la arquitectura propia de la bañera puede jugar una mala pasada, no cabe duda que la idea de su sustitución por un plato de ducha antideslizante sea una excelente opción, sobre todo, en hogares donde hay niños, personas mayores o con movilidad reducida.

Esta es la razón por la que el cambio de bañera por ducha sobresalga entre los trabajos más habituales para las empresas dedicadas a reformas de baño, si todavía se tienen dudas, ahora se enlistan algunas ventajas de tomar la decisión:

§  Se evitan accidentes:

El principal argumento que justifica el reemplazo de una bañera va directamente ligado a su arquitectura, y es que la anatomía del accesorio, la convierte en algo peligroso; prueba de ello es la cantidad de accidentes domésticos que bien pudieron ser evitados contando en casa con un plato de ducha antideslizante.

§  Mayor comodidad:

Con un plato de ducha se dispondrá de mayor espacio en la estancia, logrando así un baño con más estilo; por lo general, los modelos modernos brindan la ventaja de aprovechar mejor la dimensión del lugar, a la par que lo hacen ofreciendo una perspectiva moderna, como es el caso de aquellos que incluyen mamparas de cristal abatibles.

Entonces, ¿Cuál es la reforma más conveniente?

La respuesta a esta pregunta es bastante subjetiva, ya que la decisión tiene que tomarse en función de las necesidades y características de cada hogar; no será igual el objetivo que persiga una pareja que vive sola, a una familia con varios niños pequeños.

Indistintamente de la opción por la cual se decida, será imperioso considerar ciertos consejos antes de emprender la reforma ¿Cuáles? algunos se sugieren a continuación:

  1. Calcular el presupuesto: la mayoría de las empresas de reforma ponen a disposición en sus sitios oficiales, un calculador gratuito, herramienta funcional para hacerse una idea de lo que costará antes de llamar a un profesional.
  2. Buscar personal: aunque suena tentador ahorrar un poco de dinero contratando profesionales particulares, la recomendación siempre será, apostar por empresas especializadas que brinden garantía y respaldo ante cualquier inconveniente.
  3. Comparar ofertas: teniendo el proyecto en mano y las posibles alternativas de quienes pueden realizarlo, el siguiente paso es solicitar diferentes presupuestos a fin de conocer lo que cada empresa propone y comparar.
  4. Decidirse por aquella que genere empatía: adicional a la posible buena oferta que pueda plantear, es importante que exista buena química con quienes estarán a cargo de desarrollar el proyecto, apostando por aquel que mejor sensación cause o genere mayor confianza.
  5. Firmar un contrato de obra: pese a ser una medida que pocos valoran, la firma de este convenio no solo se traduce a reducir discusiones o malentendidos que puedan presentarse durante la ejecución del proyecto, sino tener un aval que comprometa a sus ejecutores a entregar en el plazo pautado y sin sobrepasarse del presupuesto.

Considerando todos estos aspectos, y teniendo la paciencia suficiente para entender que el éxito de cualquier proyecto demanda buena planificación, además de que el nivel máximo de calidad demanda tiempo, estará garantizada la satisfacción sea que se apueste por la instalación de esa bañera de ensueño, o la sustitución de la vieja por un plato de ducha antideslizante, después de todo, la mejor decisión es aquella que se ajusta a la realidad del hogar, teniendo en cuenta las necesidades de sus integrantes.

Por Atomico