Los beneficios de un parto en cuclillas

En este artículo cubriremos el parto en cuclillas: Cómo se hace, cuáles son sus ventajas y sus contraindicaciones. El momento del nacimiento de un hijo es una de las experiencias más importantes que una mujer puede tener a lo largo de su vida. Es una mezcla de dolor y alegría, que marca la salida del bebé del vientre de la madre.

  • La elección del tipo de parto puede influir en cómo la madre se pueda recuperar.
  • Cómo funciona el nacimiento de la postura en cuclillas
  • Parto en cuclillas

El parto en cuclillas se lleva a cabo en la misma forma que el parto natural, pero en vez de la posición normal de embarazada, con las  piernas abiertas y acostada boca arriba, la mujer da a luz con las piernas en otra posición.

Esta posición ayuda a difundir la pelvis, lo que resulta en una mayor relajación de los músculos en esa zona. Por lo tanto, la posición de cuclillas en el parto facilita la salida del bebé.

Ventajas del parto en cuclillas

Como explicamos más arriba, el parto en cuclillas permite que la pelvis se amplié más que en otras posiciones, lo que se traduce en varios beneficios para la madre y el bebé en el parto. Estas son las ventajas del parto en cuclillas.

-Una mayor ampliación de la pelvis, haciendo la salida del bebé;

-El parto es más rápido;

-El parto es menos doloroso;

-Es más efectiva sin tener que hacer tanto uso de la fuerza la madre en el parto;

-Mayor facilidad de movimiento por parte de la madre, ya que no tiene que estar en la cama;

-El parto es menos traumático para el perineo;

-La sangre tiene un flujo mejor a otras formas de parto, que ayuda en las contracciones y el bebé;

 

 

Contraindicaciones del parto en cuclillas

A pesar de este tipo de parto tiene muchas ventas y es uno de los más beneficiosos para la madre y el bebé, no es conveniente para todas las mujeres embarazadas.

Hay situaciones de riesgo relacionadas con la madre y el bebé, donde el parto natural está indicado, como un embarazo riesgoso, un bebé que es demasiado grande, un bebé que no está en la posición correcta para nacer, o cuando la madre es incapaz de lograr la dilatación necesaria para el parto. En estos casos, el nacimiento de cuclillas está contraindicado.

¿El parto en cuclillas: Sí o no?

El parto en cuclillas es una excelente alternativa a otras formas de parto, teniendo varias ventajas importantes. Sin embargo, es esencial que la mujer embarazada este saludable y tenga una forma física que le permita mantener en posición a gatas por algún tiempo y con cierta flexibilidad.

Si selecciona este tipo de parto debes de consultarlo muy bien con tu ginecólogo obstetra.