Cómo evitar el Embarazo en la Adolescencia

como prevenir embarazoEl embarazo no deseado en adolescentes es un problema frecuente y grave, con las repercusiones y consecuencias ya descritas, que debe ser prevenido.

Se han identificado cuatro principios básicos para la prevención efectiva del embarazo en adolescentes:

  1. Educación sexual honesta y clara, que incluya mecanismos de inducción y de apoyo, para evitar el inicio precoz de la actividad sexual.
  2. Acceso a servicios de consejería sexológica, apropiados y confidenciales.
  3. Programas promocionales que motiven al adolescente a evitar el embarazo no deseado.
  4. Propiciar la proyección a futuro del adolescente y el desarrollo de habilidades para sus metas académicas y laborales, lo cual le da “motivación” al adolescente para evitar el embarazo, que entorpecería el logro de sus aspiraciones.

La educación sexual es fundamental no sólo para la prevención del embarazo en la adolescencia, sino, como se dijo anteriormente, para evitar otros problemas relacionados con la sexualidad y para propiciar una vida saludable.

Consideramos que para que la educación sexual sea auténtica y efectiva, se debe seguir los siguientes principios generales:

  1. El adulto debe ser consciente de que la sexualidad es parte del desarrollo del ser humano durante toda su etapa vital, incluyendo por cierto, la niñez y la adolescencia.
  2. La familia debe impartir educación sexual al niño y al adolescente.
  3. La familia y la sociedad deben aceptar la importancia de la exploración y la intimidad en el desarrollo evolutivo de la sexualidad del niño y adolescente.
  4. La escuela debe incluir en su curricula la educación sexual, desde el kindergarten hasta el último año de estudios, incluyendo los siguientes aspectos: reproducción, fertilidad, toma de decisiones, importancia de posponer el inicio de la actividad coital, abstinencia, contracepción, aborto, paternidad responsable, enfermedades cíe trasmisión sexual, y sexualidad con responsabilidad.
  5. Quienes estén a cargo de estos programas educativos deben ser personas bien entrenadas en los aspectos biológicos, psicológicos y morales de la sexualidad humana; así como en las técnicas y modalidades educativas.
  6. Los medios de comunicación masiva deben participar en la educación sexual, inculcando e induciendo hacia una sexualidad responsable, y reduciendo los estímulos inapropiados y los mensajes contradictorios o distorcionados sobre sexualidad.
  7. Los profesionales de la salud y de otros campos que tienen contacto con el niño y el adolescente, deben estar preparados para brindar educación y consejería sobre sexualidad humana.

La participación de los profesionales de la salud es fundamental en la prevención del embarazo en adolescentes, debiendo hacer énfasis en los siguientes principios estratégicos básicos:

  1. Inculcar, desde el comienzo mismo de la pubertad, la demora en el inicio de la actividad sexual coital.
  2. En aquéllos que han decidido iniciar su actividad sexual coital, inculcar el uso de métodos anticonceptivos apropiados desde el comienzo.
  3. En aquéllos que ya son sexualmente activos, inculcar el uso “regular” y “apropiado” de métodos anticonceptivos eficaces.
  4. Inculcar la actividad sexual “responsable” para con uno mismo, para con la pareja, y para con la sociedad.

Además del aspecto educativo, de los servicios de consejería y de atención médica y psicosocial al alcance de los adolescentes, y de programas promocionales dirigidos a la comunidad; el adecuado uso de métodos anticonceptivos, para los jóvenes sexualmente activos, es de suma importancia en la prevención del embarazo.