¿Cómo puedo afrontar la obesidad de mi hijo?

Es alta la influencia de los padres para formar hábitos alimenticios buenos en el niño. Estudios realizados indican que la lactancia ofrece un efecto protector en el niño contra el sobrepeso. 

La falta de supervisión de los padres sobre la ingesta de sus hijos es el primer factor que provoca obesidad en sus hijos.
A pesar de los problemas de peso en las familias, no todos los niños con antecedentes familiares de obesidad tendrán sobrepeso. Los niños cuyos padres,  hermanos o hermanas, tienen exceso de peso pueden tener un riesgo mayor de ser obesos, pero esto puede estar vinculado a los comportamientos familiares compartidos como los hábitos alimenticios y de actividad.
La persona indicada para saber si su hijo tiene sobrepeso es el pediatra de los mismos. Pídale que haga una evaluación del peso y altura de su hijo. Los patrones de crecimiento le indicarán al médico especializado la situación real del niño. Usualmente aquellos niños que son muy altos a temprana edad, pueden llegar a tener sobrepeso algunos años después. Es muy importante hablar con sus hijos acerca de su peso, déjelos compartir sus preocupaciones con usted, comparta con ellos información acerca de la obesidad. Hableles con seguridad y comprensión, el niño no tiene culpa alguna por esta situación.
Los padres deben centrarse en cambiar gradualmente la actividad física de su familia y los hábitos alimentarios. Al involucrar a toda la familia, todo el mundo se enseña hábitos saludables y el niño con sobrepeso que no se sienta apartado.