Complicaciones agudas de la diabetes (II)

HIPOGLUCEMIA
Tal y como su nombre indica, la hipoglucemia es el descenso de los niveles de glucosa en sangre por debajo de los valores limitantes.
Las causas de este descenso de la glucemia pueden ser varias:
– Sobredosis de insulina o de hipoglucemiantes orales.
– Errores en la dieta (omisión de una comida, no ingerir la ración glucídica prevista,…), consumir alcohol.
– Actividad física mal planificada o excesiva, sin haber tomado un suplemento de glucidos o bien sin haber disminuido la insulina.
– Desaparición de una situación de estrés (infección, tensión emocional, etc.)
– Vómitos o diarreas abundantes.
Al descender el nivel de glucosa en sangre entran en funcionamiento una serie de mecanismos cuyo fin es aumentar la glucosa sanguínea. Las hormonas de efecto hiperglucemiante que entran en funcionamiento son la adrenalina, el glucagón, cortisona y hormona del crecimiento.
En el caso en que la acción de estas hormonas sea insuficiente y no se inicie un tratamiento adecuado se pueden producir graves trastornos en el enfermo diabético, como lesiones cerebrales irreversibles provocadas por el coma glucémico.
El tratamiento de la hipoglucemia leve o moderada, que se reconoce por cefaleas, sensación de apetito, sudoración, hormigueos, etc. Consiste simplemente en el consumo de 10-15 gr de glucosa, es decir, un azucarillo, un caramelo, un zumo…
En el caso de hipoglucemia grave, cuyos síntomas son obnubilación, convulsiones, desviación de la mirada, etc. El tratamiento consistirá en la inmediata inyección de glucagón intramuscular o glucosa endovenosa. No se deberá administrar glucosa por vía oral en el caso de incosciencia porque podría provocarse una aspiración.