Mié. Sep 22nd, 2021

Dentro de las complicaciones crónicas de la diabetes existen dos importantes: las microangiopatías y las macroangiopatías.
MICROANGIOPATÍAS
Son aquellas complicaciones crónicas de la diabetes que afectan a vasos sanguíneos de pequeño calibre. Las dos patologías de este tipo más frecuentes son la retinopatía y la nefropatía diabéticas, aunque también se pueden dañar las células nerviosas de Schwann provocando neuropatías.
La enfermedad microvascular ocurre en tejidos que no dependen de la insulina para el transporte de glucosa hacia el interior de las células. Cuando la cantidad de glucosa es alto en el exterior de las células, también aumenta la cantidad de glucosa de las células que se transforma en sorbitol y fructosa, estos compuestos se acumulan en la célula y aumentan a su vez la concentración de agua, provocando una disfunción celular.
Retinopatía diabética: Es una complicación bastante frecuente y puede llegar a provocar ceguera.
Nefropatía diabética: Responsable de la insuficiencia renal.
MACROANGIOPATÍAS
Las principales afecciones macrovasculares son: la cardiopatía coronaria, el accidente cerebrovascular y la enfermedad vascular periférica. Esto no quiere decir que sean enfermedades propias de la diabetes, sino que estos enfermos tienen mayor probabilidad de padecerlas.
La enfermedad vascular periférica trae consigo una disminución de la circulación de las extremidades, con el consiguiente cansancio y enfriamiento. Las heridas cicatrizan incorrectamente y puede producirse gangrena. Afortunadamente esta afección va en descenso gracias al cuidado de los pies de los diabéticos y del control de su dieta.
Debido a la gravedad que presentan estas enfermedades, queda patente una vez más la importancia de un adecuado control y tratamiento de la diabetes

Por Atomico