Dolor Lumbar en la Adolescente y que hacer

El dolor lumbar es una molestia infrecuente antes de la adolescencia. Si un niño de corta edad se queja de este dolor, que además se acompaña de fiebre o micción dolorosa, es que se trata de una infección urinaria.

Las caídas sobre la rabadilla son otro motivo bastante frecuente de este síntoma.

Aun cuando los huesos de los niños son mucho más flexibles que los del adulto, puede no obstante haber lesiones de la columna en la niñez; el dolor o la debilidad persistentes de las extremidades inferiores deben alertar a los padres sobre esta posibilidad.

La debilidad sin dolor es poco común, sin embargo, de existir claramente, es preciso consultar al médico.

Algunos trastornos del desarrollo de la cadera pueden presentarse primero como una molestia lumbar; a menudo los niños cojean o tienen también otros problemas. Una causa más de dolores lumbares son las anormalidades congénitas de la columna; si parece desviada lateralmente, hacia adelante o hacia atrás, los padres deben comentarlo con el médico durante una de las revisiones de rutina.

El dolor lumbar de los adolescentes se asemeja al de los adultos y, por lo general, es consecuencia de una distensión muscular. El estiramiento ocasiona espasmos en los músculos a lo largo de la columna. Cualquier traumatismo en la espalda puede producir estos espasmos, con el dolor y la rigidez consiguientes.

El dolor puede ser inmediato o demorar varias horas después del esfuerzo o el traumatismo; a veces la causa no es muy clara. Los problemas musculares de la espalda originados por un esfuerzo (el levantamiento de algo pesado) deben resolverse espontáneamente; sólo hay que darles tiempo.

El dolor por una distensión muscular es generalmente lumbar; si abarca una región más amplia es posible que exista un problema mayor. El dolor que se extiende a lo largo de la pierna (ciática) es muy diferente del que se circunscribe a la región lumbar y hace pensar que exista una presión sobre los nervios, precisamente donde parten de la columna vertebral.

Las citadas complicaciones requieren de atención médica. El dolor lumbar puede deberse también al esfuerzo constante derivado de la obesidad, a la ruptura de pequeños sacos de tejido adiposo o la laxitud de los ligamentos debida a la rápida reducción de peso. La obesidad es perjudicial para la columna. El dolor lumbar es frecuente durante la regla.

Tratamiento casero

No hay medicamento capaz de acelerar la recuperación, sólo para reducir los síntomas. El niño debe dormir sin almohada y sobre un colchón duro, colocado sobre tablas. Según algunas personas, nada es más cómodo que dormir en el suelo, especialmente si bajo la región lumbar se coloca una toalla doblada.

El calor aplicado a la zona lesionada puede proporcionar cierto alivio. Es permisible administrar dos aspirinas cada cuatro horas (en los niños mayores de 10 años mientras persista un dolor de cierta intensidad.

Cuando el sujeto esté de pie o sentado- conviene que mantenga una pierna, con la rodilla en flexión, sobre una silla. Esta postura ayuda a enderezar la región lumbar y da mayor comodidad al paciente.