El zinc en la diabetes mellitus

El zinc es un nutriente esencial que se precisa en cantidades muy pequeñas. La carencia de zinc produce lesiones en la piel, así como retraso en la cicatrización de las heridas. Un déficit crónico puede llegar a ocasionar defectos en el crecimiento. Investigaciones recientes han relacionado la deficiencia de zinc con la demencia senil.
Una persona adulta contiene en su cuerpo aproximadamente 2 g de zinc localizados en músculo, hígado y próstata.
Las fuentes naturales más importantes de zinc son las carnes, seguidas del pescado y los huevos. Los cereales integrales y las legumbres también contienen este nutriente.
Diversos autores han estudiado algunos aspectos relacionados con el zinc:
– La adecuación de las guías dietéticas sobre el zinc.
– La prevalencia de la deficiencia de zinc entre las personas con diabetes.
– La valoración del estado del zinc.
– Las manifestaciones de las deficiencias de zinc que pueden afectar a las personas con diabetes y
– La seguridad de los suplementos de zinc.
Algunos diabéticos presentan mayor riesgo de padecer deficiencia de zinc. Entre las causas de este déficit caben destacar:
– la pérdida excesiva de este mineral a través de la orina
– y la disminución de la capacidad de absorción intestinal de zinc, especialmente en las personas mayores.
La principal causa de la baja ingesta dietética de este micronutriente es la elección de alimentos con poco zinc biodisponible (cantidad de zinc que absorbe y utiliza el organismo). Además, los profesionales sanitarios recomiendan reducir la ingesta de grasas saturadas, con el fin de prevenir enfermedades cardiovasculares.
Esto conduce a disminuir la ingesta de las carnes rojas en favor de las carnes blancas y de las legumbres. Tampoco debemos olvidar que la fibra y fitatos .disminuyen la absorción de zinc. Los fitatos son compuestos que se unen al zinc e inhiben su absorción.
Algunas situaciones especiales pueden ser la causas de deficiencias de zinc. Este hecho tiene una gran importancia clínica, ya que la deficiencia de este mineral pudiera prevenirse.
Conocemos los alimentos que contienen zinc.
Por lo que para prevenir la deficiencia en zinc se recomienda consumir los alimentos ricos en este mineral y evitar tomarlos junto con aquellos que reducen su absorción (alimentos ricos en fibra dietética), sin necesidad de recurrir a suplementos