Fiebre: síntoma, no enfermedad

La fiebre es cuando la temperatura corporal del cuerpo del niño sube como mecanismo de defensa a una infección, en la mayoría de los casos viral. Ocurre cuando el centro termo regulador sufre una alteración (hipotálamo). 
La fiebre no es una enfermedad, es un síntoma asociado a un padecimiento que tiene el niño, el organismo está demostrando con la fiebre que algo está mal, como un indicador de temperatura en los vehículos. Es recomendable disponer siempre a mano de un termómetro en el hogar. Es importante cuantificar la temperatura febril para pasarle el dato exacto al pediatra. Debe acudir al médico rápidamente si la misma alcanza o sobrepasa los 38ºC. Recordemos que la fiebre es como una alerta a algo malo que le sucede al niño. 
 
Gracias a la tecnología hoy disponemos de diferentes tipos de termómetros como los digitales: axilares, orales o los que se colocan en el oído, con este ayuda Ud. podrá saber exactamente la temperatura de su hijo enfermo. 
Como padres seguramente Ud. querrá saber que le sucede a su hijo. Y si es necesario acudir al médico y de hacerlo, ¿desde qué momento?. Es preocupante cuando el niño tiene fiebre sin saber el motivo, creando ansiedad en los padres. 
¿Cuándo acudir al pediatra? 

 

· Debe acudir al médico con su bebé si el mismo es menor de 2 meses de edad. 
· Cuando la fiebre supera los 38.5 ºC. 
· Si su hijo llora continuamente sin consolación. 
· Si el bebé o niño no puede despertarse normalmente. 
· Si está confuso o delirante, habla en demasía. 
· Si Ud. se da cuenta que su hijo tiene la nuca rígida. 
· Si tiene petequias en la piel (manchas de sangre). 
· Si nota que le cuesta respirar. 
· Si el niño llora al ingerir sus alimentos (dolor de garganta). 
· Si la fiebre continua por más de 24 horas continuas 
· Cuando la fiebre es intermitente por más de 3 días. 
· Si su hijo convulsionó. 
Recomendamos no usar aspirina en niños, puede causar el Síndrome Reyes, que es una enfermedad grave que puede derivar en la muerte. 
¡La salud de tus hijos es prioridad y la consulta pediátrica es vital!