Mar. Sep 21st, 2021

heridas cortantesLas heridas por punción, son las causadas por clavos, alfileres, tachuelas y otros objetos puntiagudos. La consideración más importante aquí es si se necesita o no la vacuna antitetánica. Ocasionalmente hay heridas por punción que requieren atención médica adicional.

En su mayoría, las heridas por punción ocurren en las extremidades, especialmente en los pies. Si una está localizada en la cabeza, el abdomen o el pecho, puede haber también una lesión interna. A menos que una herida en cualquiera de estas regiones sea claramente de escasa importancia, debe consultarse al médico.

Estas lesiones rara vez afectan un nervio o un vaso sanguíneo importante, pero cuando esto ocurre puede ser grave. La lesión de una arteria puede manifestarse mediante sangre que brota a borbotones; la de un nervio generalmente ocasiona entumecimiento o cosquilleo en la extremidad. Las lesiones graves de este tipo rara vez se deben a un objeto fino, como una aguja, sino más bien a un clavo, un picahielo u otro instrumento semejante.

Para evitar una infección, hay que tener la absoluta certeza de que no ha quedado ningún cuerpo extraño en la herida. A veces, por ejemplo, una aguja se rompe al clavarse, y un fragmento queda atrapado en los tejidos. A la menor sospecha de que un cuerpo extraño se ha alojado en la herida, el médico deberá examinarla.

Los signos de infección no aparecen inmediatamente después de producirse la herida; generalmente demoran por lo menos unas 24 horas. La aparición de pus, fiebre, gran hinchazón o enrojecimiento nos indican que la herida tendrá que ser examinada por un médico.

Muchos médicos opinan que cuando las heridas por punción en la mano no son leves, deben tratarse con antibióticos. Una vez iniciadas, las infecciones profundas de la mano son difíciles de atender y muchas producen incapacidad. Siempre que haya una herida por punción en la mano (no en los dedos), los padres deben comunicarse con su médico para que les aconseje cómo proceder.

Tratamiento casero

Asear la herida para prevenir cualquier infección. Hay que dejar que fluya bastante sangre para expulsar las impurezas, ya que es imposible limpiar el interior de las heridas por punción. No hay que aplicar presión para contener la hemorragia, salvo que ésta sea muy abundante y la sangre brote a borbotones. Es preciso lavar la herida perfectamente con agua tibia y jabón y examinarla lo más minuciosamente posible para descartar la posibilidad de la presencia de un cuerpo extraño. También se puede lavar la herida con agua oxigenada (al 3 por ciento).

Es aconsejable remojar la lesión en agua tibia varias veces al día durante 4 a S días. El objeto de esto es mantener abierta la lesión el mayor tiempo posible, para permitir la salida de cualquier germen o impureza. Si se permite la cicatrización normal, puede comenzar una infección bajo la piel, sin que se manifieste de inmediato. Consúltese la sección Vacuna antitetánica .

Cuando ha habido una mordedura de animales, ante todo hay que descartar la posibilidad de rabia. Los principales portadores de esta enfermedad son mamíferos, principalmente los zorrillos, zorros, murciélagos, mapaches y zarigüeyas. Aunque rara vez, también son portadores el ganado, los perros y los gatos, y aún menos frecuente, las ardillas, las ratas y los ratones. Pese a que cada año se encuentran miles de animales con rabia, sólo hay contados casos en humanos. El animal rabioso se comporta en forma extraña; ataca sin provocación y echa espuma por la boca. Es de alarmarse cuando un animal presente cualquiera de estas características.

La mordedura de un animal que no sea el perro ni el gato de la familia, obliga a consultar al médico para saber si se aplica o no la vacuna antirrábica. Para saber si se trata de una mordedura de perro o de gato, si al animal lo tienen ya sometido a observación para comprobar su estado de salud y si sus inmunizaciones están aún vigentes, no hace falta consultar al médico. Si la mordedura ha producido una herida que pudiera requerir de puntos de sutura u otro tipo de tratamiento, consúltense las secciones Cortaduras  o Heridas por punción. También conviene leer las recomendaciones para Vacuna antitetánica. Las heridas faciales deben ser examinadas por el médico, debido a la posibilidad de desfiguración.

Tratamiento casero

Es improbable que tenga rabia el animal cuyas vacunas están aún vigentes. Sin embargo, conviene disponer lo necesario para que el animal permanezca en observación durante los siguientes 15 días, a fin de comprobarlo. Casi siempre se puede confiar en que los dueños del animal lo vigilarán debidamente. De lo contrario, habrá que tomar medidas para que el animal quede bajo la custodia de las autoridades competentes. Muchos países exigen que se informe a las dependencias de salud pública sobre cualquier mordedura de animal. Si durante el periodo de observación se comprueba que el animal tiene rabia, la situación es grave y el niño debe ser atendido inmediatamente por un médico.

En cuanto a la herida misma, los padres deben proceder a asearla con agua y jabón. Las mordeduras se tratan como cor taduras o Heridas por punción, según la apariencia de la lesión. Lo mejor contra las mordeduras de animal es la prevención. En páginas anteriores hemos sugerido cómo los padres pueden enseñar a sus hijos a convivir con los perros y evitar estos accidentes.

Por Atomico