Los Dolores del Crecimiento en los Niños

crecimiento en niñosEstadísticamente, el “dolor de crecimiento”, afecta a 1 de cada 6 niños, entre los 4 a 6 años. Son escasos los libros que se refieren a este problema en forma concreta, por lo que es raro que el profesional médico atribuya al “crecimiento” la mayoría de los dolores, más en miembros inferiores que superiores, con pocas posibilidades de errar el diagnóstico.
El dolor proviene tanto del músculo que se estira como del hueso que sufre el mismo proceso. El crecimiento óseo no es un crecimiento continuo, armónico y permanente, crece en “brotes”, es decir que, permanece estático un tiempo y luego, en forma brusca, crece.
Estos dolores se caracterizan porque no son bien localizados (tobillos, piernas, rodillas y brazos); no presentan signos inflamatorios (dolor, calor y enrojecimiento); son más frecuentes en la edad escolar y pueden acentuarse o aparecer después de haber realizado ejercicios físicos.
Su duración y momento de aparición son variables. Durante estos dolores, los niños que los sufren no presentan otros síntomas como fiebre, vómitos, dolores de cabeza, etc.

¿Es grave?

Los dolores de crecimiento pueden ser molestos pero no graves. Se debe considerar que existen otros dolores que podrían parecerse a los de
“Crecimiento ” y ser graves: artritis séptica, fiebre, fiebre reumática, osteomielitis, miositis, artritis reumática, etc.

Síntomas posibles

  • Dolores en brazos o piernas, con más frecuencia en las piernas
  • Alteración del sueño a causa del dolor.
  • Musculatura dolorida después de una actividad importante (makurka)

¿Qué hacer en primer lugar?

  • Revise las articulaciones del niño por si estuvieran hinchadas o dolorosas, presionando encima de ellas. Si no existe nada de lo anterior, revise los músculos de la misma forma.
  • Observe si su hijo cojea al andar
  • Pregunte al niño cuándo comienza el dolor y cuánto dura.

Consulte al médico y vea lo que se puede hacer

¿ DEBE CONSULTAR AL MEDICO?

Consulte al médico tan pronto como sea posible si el dolor tiene características diferentes a las señaladas anteriormente:
1) Si está localizado en una articulación
2) Si existe dolor y calor locales
3) Se acompaña de fiebre o dura más de 24 horas
4) Si existe compromiso del estado general.

¿QUÉ PUEDE HACER EL MÉDICO?

Primero realizará un examen físico completo, el que incluirá la revisión completa de columna, piernas y pies. Muchos de estos dolores de “crecimiento” se deben a una mala arquitectura esquelética como: columnas chuecas ( escoliosis y cifosis ), pies planos , rodillas y talones juntos (genu y talo valgo ), malas posturas, etc.
Para descartar otras causas posibles del dolor puede indicarle la necesidad de consultar a un traumatólogo, un fisioterapeuta y solicitar exámenes de laboratorio.

¿QUÉ PUEDE HACER PARA AYUDAR? 

Una vez que el médico le confirmó que sólo se trata de “dolores de crecimiento ” muestre interés por sus quejas, esto puede ser suficiente para relajar al niño.

  • A veces es un recurso más que utilizan los niños ( as) para llamar la atención de sus cuidadores y mantenerlos a su lado y preocupados por ellos. Este hecho es frecuente en los niños que se resisten a la “independencia” y someten a esta especie de chantaje a sus padres, magnificando las molestias.
  • Otras veces es una oportunidad real de sentirse acompañados. Considere esta posibilidad.
  • Déle a su hijo un baño caliente, o póngale una bolsa de agua caliente, esto puede calmarle si tiene dificultades para dormir.
  • Dé un suave masaje a los músculos afectados para relajar la tensión. Puede utilizar una pomada anti -inflamatoria.