Mareos y desmayos en Niños

desmayos infantilesEstas anomalías son motivo de frustración, tanto para los niños y sus padres como para los médicos. Comunes, inquietantes e incluso aterradoras, la mayoría de las veces quedan sin explicación. Al parecer, algunos niños tienen especial interés en desmayarse, al grado de inventar juegos que los hagan perder el sentido.

Los niños de corta edad pueden experimentar el alarmante, pero por lo regular inofensivo, fenómeno de la suspensión momentánea de la respiración (apnea). Cualquier problema de mareos o desmayos puede ser muy desconcertante. La correcta definición de los términos ayudará a comprender los problemas.

La palabra desmayo se emplea para describir tanto el momento en que se va la cabeza, pero sin pérdida del conocimiento, como el colapso con inconsciencia total. Lo primero a menudo acompaña a las enfermedades de origen viral. Puede ocurrir también cuando el niño cambia súbitamente de posición, por ejemplo, cuando está tendido de espaldas y se levanta rápidamente.

Como el organismo necesita varios segundos para adaptarse a la nueva postura, el cambio produce una reducción transitoria del flujo sanguíneo a la cabeza. Mucho se habla de hipoglucemia, pero ésta casi nunca es la causa del trastorno, que sólo amerita la intervención del médico cuando se repite durante varias semanas.

En cambio, cuando el niño pierde el conocimiento totalmente es necesario acudir al médico sin demora. La excepción de esta última regla son los accesos de apnea.

Cuando el niño suspende su respiración puede provocarse la pérdida completa del conocimiento e incluso un ataque. Los padres, mediante vigilancia y apoyo, deben evitar que el niño sufra una caída o un ataque. Si se tiene la seguridad de que la inconsciencia se debió a un acceso de apnea, basta con aplicar el tratamiento casero y discutir telefónicamente el asunto con el médico.

El término mareo se refiere al estado en que el sujeto siente que todo le da vueltas; también se denomina vértigo y puede acompañarse de náuseas y vómito. Salvo que el niño haya girado rápidamente sobre sí mismo, el vértigo denota una perturbación en el mecanismo del oído interno que mantiene el equilibrio.

Esto se debe con mayor frecuencia a infecciones virales la de escasa importancia. Si el niño padece dolor de oído, es preciso acudir al médico.

Algunos medicamentos pueden provocar vértigo. Si existe la posibilidad de que uno de ellos lo haya causado, es conveniente comunicárselo telefónicamente al médico.

Tratamiento casero

Cuando el mareo ha sido provocado por cambiar súbitamente de posición, sólo hay que evitar este tipo de movimientos. Lo anterior recibe el nombre médico de hipotensión ortostática, y no requiere atención médica, a menos que la situación se agrave de pronto.

De lo contrario, los padres pueden esperar a comentarlo con el médico en la siguiente revisión. Si el mareo se debe a un virus, desaparecerá en pocos días.

Los accesos de apnea son un problema difícil. Ningún medicamento es útil para tratarlos. A fin de evitarle al niño cualquier daño por una caída o un ataque, los padres deben poner sobre aviso a sus maestros y amigos para que lo ayuden si es necesario. A la larga, el niño superará estos accesos.