Pero soy mujer

Esta expresión se ha usado durante mucho tiempo en diferentes sociedades, haciendo alusión de que por el hecho de ser mujer se está limitada a realizar solo algunas cosas en la vida. Estas mismas sociedades se han encargado de alimentar tal falsedad.

Las mujeres son tan capaces de realizar cualquier actividad encomendada como cualquier hombre, de manera eficiente y responsable. Las épocas han cambiado y en la actualidad tenemos mujeres en todas las actividades comunes.

Hay mujeres pilotos de carrera, mujeres camioneras, mujeres policías, mujeres luchadoras de MMA y en otras actividades que antes se creían exclusivamente para hombres. Además de esto las mujeres ya marcaron territorio en la política, cada vez es más común encontrar presidentes mujeres, y en el ámbito empresarial han demostrado ser excelentes.

Las mujeres son parte esencial de la existencia humana, ellas son tan fuertes como una roca. Hemos creído tontamente que son el sexo débil por mucho tiempo, este mismo tiempo nos dimo cuenta lo equivocados que estábamos.

Las mujeres son más analíticas, más cuidadosas, en muchos casos más responsables, y más dedicadas con lo que hacen. Por todas estas virtudes se han ganado la admiración de muchos hombres. Además de esto las mujeres representan la belleza y la ternura que tienen por naturaleza, que sería la vida del hombre sin ellas.

Debemos entender que las mujeres en la actualidad son las socias perfectas para el buen desarrollo de las naciones, que su labor se ha extendido más allá de ser grandes madres, hermanas y esposas, a ser forjadoras de éxito para los suyos. Así que la próxima vez que quieras decir ¡pero soy mujer!, recuerda que eso es tan obsoleto como una máquina de escribir en tiempos tecnológicos.

Se dice que detrás de un gran hombre hay una gran mujer, y yo creo que sin esa mujer no existiría ese gran hombre.