Practicar la contemplación: en búsqueda de la paz

La contemplación es una actividad muy comparada con la meditación, a diferencia de esta última consiste en poner imágenes positivas en nuestra mente que nos lleven a un estado de paz y felicidad.

La práctica constante de esta terapia permite al ser humano tener un punto de vista más positivo frente a la vida y a las circunstancias en general.

La contemplación, como la misma palabra lo describe se refiere a la adoración de forma silenciosa del nuestro dios personal o de aquello a lo que veneramos con vehemencia.

Si bien puede ser considerado como meditación, la contemplación es más bien una variante de ésta y lleva de la mano hacia el silencio y la paz mediante la introspección y la busca del significado puro y natural de una cosa o un personaje al que admiramos.

Una forma de practicar la contemplación es por ejemplo tomar personajes como Gandhi y la Madre Teresa de Calcuta cuyas vidas han sido entregadas a la virtud de dar a los más necesitados renunciando a las necesidades primarias.

De esta manera podremos ver y comparar como va nuestra vida en general en relación a estos temas.

Otra forma de contemplación es mediante pinturas o paisajes que nos inspiren este acto, y en donde nuestra mente pueda regodearse en un espacio de felicidad y tranquilidad, lo que nos llevará a un silencio inminente y tal vez a encontrar respuestas interiores de problemas que hemos complicado mucho más allá de lo necesario.

Practica la contemplación día a día y verás como tiene un efecto inmediato en ti vida diaria y en la forma como te manejas.

Vía imagen: John Maher Fine Art