Tratamiento Casero para las Rasgaduras y Raspones

raspones y rasgadurasLas rasgaduras y raspones son superficiales. Varias capas de piel pueden resultar desgarradas o incluso totalmente desprendidas, sin que la herida penetre profundamente.

Las abrasiones son generalmente causadas cuando se cae de bruces sobre las manos, codos o las rodillas, pero los aficionados a las patinetas y las bicicletas a menudo encuentran la forma de sufrir raspones en prácticamente cualquier parte del cuerpo.

Dado que estas lesiones afectan las terminaciones nerviosas, que sin excepción transmiten impulsos de dolor al cerebro, son generalmente mucho más dolorosas que una cortadura.

Tratamiento casero

Elimine todas las impurezas y los cuerpos extraños. El aseo de la herida con agua tibia y jabón es el más importante del tratamiento. También se puede usar agua oxigenada para lavar la herida. La mayoría de las escoriaciones forman costras con bastante rapidez; ésta es la forma en que la naturaleza “venda” la herida.

El empleo de mercurocromo, yodo u otros antisépticos es de escasa utilidad y generalmente causa dolor. En las heridas que exudan sangre puede ser necesario emplear vendas adhesivas, pero deben eliminarse lo antes posible para permitir que la lesión reciba aire y sol.

Los colgajos de piel desprendida, si no están contaminados, pueden conservarse en su sitio para ayudar a que se forme una protección natural. Si el colgajo contiene impurezas, procede extirparlo con tijeras para las uñas. (Cuando esto produce dolor ¡alto!; está cortando además otro tejido. Hay que observar si la herida presenta signos de infección -pus, fiebre o inflamación y enrojecimiento intensos-, pero el enrojecimiento de los bordes no es motivo alarma, ya que denota una cicatrización normal.

No habrá una infección evidente en las primeras 24 horas; las infecciones serias sin fiebre son una rareza. Durante los primeros minutos se puede tratar el dolor con trozos de hielo colocados en una bolsa de polietileno o en una toalla; se mantienen sobre las heridas el tiempo que sea necesario. El dolor más intenso cede con bastante rapidez, pero si hace falta un analgésico, se puede administrar aspirina o acetaminofén.