Tratamiento de la Roseola

la roseolaCómo reconocer la roséola. Antes de que aparezca la erupción, generalmente hay varios días de fiebre alta y constante; en ocasiones, ésta puede provocar una convulsión o un ataque en los niños vulnerables. Por lo demás, el paciente parece normal.

La erupción comienza cuando desciende la fiebre o poco después de haber cedido. Las lesiones son placas rosadas bien definidas que, al ser oprimidas, se tornan blancas. Aparecen primero en el tronco. Pueden ser ligeramente abultadas.

La erupción se extiende a los brazos y el cuello, pero sólo en raras ocasiones es prominente en la cara o las piernas. Por regla general, desaparece en menos de 24 horas. A veces hay una ligera secreción nasal, enrojecimiento de la garganta o inflamación de las glándulas en la parte posterior de la cabeza, detrás de las orejas o en el cuello. Casi nunca se presenta otro síntoma.

La roséola es más frecuente en los niños menores de 3 años, pero ocurre a cualquier edad. Su principal cuidado es la fiebre alta súbita, que puede causar convulsiones. Es indispensable el tratamiento oportuno de la fiebre.

Esta enfermedad es contagiosa y probablemente de origen viral. Se debe evitar que el enfermo tenga contacto con otros niños hasta no haber desaparecido la fiebre. El periodo de incubación es de7 a17 días. La encefalitis (infección del encéfalo) sólo muy rara vez constituye una complicación de la roséola, que es una enfermedad básicamente benigna.

Tratamiento casero

El tratamiento casero se basa en dos principios. El primero es la reducción efectiva de la fiebre. El segundo consiste en observar atentamente al niño y esperar, ya que el paciente debe parecer razonablemente normal, sin presentar ningún otro síntoma una vez superada la fiebre.

Los padres deben estar especialmente atentos a cualquier síntoma de infección en el oído (quejas de dolor o tirones de orejas), tos o letargo. De ocurrir cualquiera de estas anomalías, los padres deben consultar las secciones correspondientes en este libro.

Si el problema aún no parece claro, puede ser necesario comunicarse telefónicamente con el médico. Es preciso recordar que la roséola no debe tener una duración mayor de 4 ó 5 días; hay que consultar al médico si el cuadro persiste más tiempo.