Tratamiento y prevención de las pulgas en los humanos

Las picaduras de pulgas se caracterizan por brillantes manchas rojas, pequeñas pero extremadamente molestas en el cuerpo, a menudo alrededor de los tobillos o los antebrazos. Las picaduras de pulgas son dolorosas y pueden causar infecciones y erupciones cutáneas. Es importante saber cómo tratar y prevenir las picaduras de pulgas para ti y tu familia.

Tratamiento
Por lo menos hay tres tipos comunes de picaduras de pulgas en los humanos: la pulga canina, las pulgas de gato y las pulgas de humanos. Si ves protuberancias numerosas, pequeñas rojas o una erupción cutánea con picor localizado, uno de estos tipos de pulgas han sido probablemente la que te ha mordido. El tratamiento para todos los tipos de picaduras de pulgas es el mismo, y tendrás que evitar que las pulgas infesten tu casa y continúen su disfrute a costa tuya y de tu familia.
Lave el área de la picadura con un jabón antiséptico. La saliva de la pulga contiene un agente anti-coagulante, que es la razón por la que las picaduras de pulgas son de color rojo y que la sangre y se infecte con facilidad.
Las bolsas de hielo y el uso de hidrocortisonas al igual que el uso de una loción de calamina pueden ayudar a calmar la piel como cremas anestésicas o aerosoles para la piel. No te rasques la zona afectada, ya que se ralentizará el proceso de curación.

Prevención
La prevención de las picaduras de pulgas tiene más que ver con una buena higiene en el hogar asi como el cuidado debido en los animales que se tengan dentro del hogar. Sólo las pulgas adultas pican a los humanos, y una pulga hembra comenzará a poner los huevos dentro de los dos días de su primera picada. Una pulga hembra puede poner hasta 200 huevos, y una vez eclosionados, las pulgas adultas pueden vivir durante meses, incluso sin una fuente de alimento.
La prevención de las picaduras de pulgas, consiste en matar las pulgas y las larvas de pulgas. Esto significa tratar a todos tus animales domésticos y sus camas y mantas, así como el tratamiento de alfombras infestadas, muebles y ropa de cama. Lave las sábanas, mantas y almohadas con agua caliente en forma frecuente. Usa un spray insecticida en tus mascotas y alfombras, teniendo cuidado de seguir las instrucciones de seguridad. Limpie completamente todos los muebles de madera y lavar los cojines o almohadas. Si tu sofá y las sillas están contaminadas y no se pueden lavar en casa, llama a un exterminador profesional de insectos.
Asegúrese de que tus mascotas y tu propia piel estén libres de las pulgas cada dos semanas para asegurarte de que se haya erradicado por completo las pulgas de tu hogar.