Una enfermedad habitual: la influenza o gripe


Esta es la enfermedad que comúnmente llamamos “Gripe”, es causada por el virus de la influenza. Los síntomas de la gripe son: fiebre alta, cansancio o debilidad, dolor de cabeza, tos seca, dolor de garganta en alguno casos, excesivo flujo y congestión nasal, dolores musculares y en casos extremadamente fuertes se puede presentar con vómitos y diarrea. 

Esta enfermedad es la causante de ausencias escolares por varios días, porque le imposibilita al niño poder realizar sus actividades normalmente. La falta de descanso estando enfermo puede traer complicaciones graves. 

El contagio de la gripe se da cuando una persona enferma estornuda o tose expulsando gotitas al aire, a esto se lo llama “contagio por gotitas” esto ocurre principalmente en los lugares cerrados ya que estas gotitas quedan suspendidas en el aire hasta que ingresan al cuerpo de una persona sana a través de la nariz o la boca. La misma situación de contagio se puede dar a través de objetos manoseados por el enfermo y que fueron tocados por la persona sana. Es por eso que se insiste en la prevención de la influenza se da por medio de frecuentes lavados de manos. 

Tanto el resfrío como la influenza son causadas por virus, son enfermedades con síntomas muy similares y es muy difícil diferenciarlas desde el principio. La influenza se caracteriza por los fuertes dolores musculares, cansancio y tos seca que se acentúan en pocas horas. 

El tratamiento de la influenza es sintomático, el niño debe hacer reposo domiciliario, ingerir mucho líquido, en vez de la aspirina como medicamento mejor utilice el paracetamol, evite que el niño entre en contacto personas sanas especialmente con otros niños pequeños y adultos mayores, debido a las serias complicaciones que se puedan presentar en ellos. Cuando su hijo estornuda cúbrale la boca con un pañuelo desechable o de papel. Sugerimos que la persona enferma pueda reposar en una habitación aislada. La persona que cuida al niño enfermo debe extremar cuidados en la higiene de: manos, vestimenta, ropa de cama y con los cubiertos que utiliza el enfermo para alimentarse. 

Se pueden presentar complicaciones significativas ante la presencia de insuficiencia cardíaca, asma y diabetes. También: neumonía bacteriana, deshidratación, sinusitis e infección de oídos son otras complicaciones que pueden afectar al enfermo de influenza. 


¡La salud de tus hijos es prioridad y la consulta pediátrica es imprescindible!