Cómo hacer tu propio exfoliante

Uno de los secretos para tener una piel tersa y radiante todo el tiempo es liberarla de piel muerta e impurezas. Para ello puedes acudir a un spa, pero si no tienes tiempo o la posibilidad de hacerlo, te presentamos la receta para hacer tu propio exfoliante a base de miel y azúcar.

Con ingredientes naturales y sencillos de encontrar en casa, puedes consentirte de forma sana  a la vez que preparas tu piel para el bronceado.

Para crear tu propio exfoliante casero necesitas miel de abejas natural, azúcar morena y aceite de tu preferencia, puede ser de coco, de almendras e incluso, aceite de bebé.

En primer lugar calienta 1/4 de taza de miel en el microondas, durante unos segundos. Con el calor debe volverse un poco más líquida, pero no demasiado. Adiciónale 2 cucharadas de tu aceite favorito y 1/2 taza de azúcar morena. Mezcla muy bien. ya está listo tu exfoliante casero!

Para usarlo, sólo humedece tu cuerpo en la ducha y frota la mixtura en tu piel muy bien, prestando atención a esos sitios donde pueden haber asperezas: codos, manos, rodillas, pies. Aplícalo con movimientos circulares y pide ayuda para hacerlo en la espalda. Luego, enjuágalo muy bien la ducha. Tu piel lucirá brillante, tersa, sencillamente deslumbrante!

Fuente: How to make your honey scrub