Consigue el bronceado perfecto

bronceado

Si vives en el hemisferio norte, seguro que estas planeando pasar largas horas en la playa aprovechando el sol para broncear tu piel.

Aunque todas queremos un bronceado espectacular, hay varias cosas que debes tener en cuenta para evitar dañar tu piel o acelerar el proceso de fotoenvejecimiento.

Antes de comenzar a broncearte, y para que el bronceado te dure más, puedes usar los productos prebronceantes, quince días antes de la exposición al sol. Estos productos no sólo evitarán las quemaduras sino que activarán la melanina de la piel. Por otro lado, puedes consumir alimentos ricos en caroteno, como la zanahoria y el tomate, así como alimentos ricos en vitaminas E y B, como los pescados y las legumbres. Con todo esto estarás lista para broncearte sin peligro y el color te durará más tiempo.

Cuando te expongas al sol, comienza con sesiones de cinco minutos, utilizando productos que te protejan, y ve extendiendo este tiempo a no más de media hora por día. Cuida mucho la zona alrededor de los ojos que son la parte más vulnerable a las arrugas prematuras, mejor si utilizas algún producto específico para proteger el rostro. Pero, tampoco descuides otras partes del cuerpo, como las manos, que tienen a sufrir manchas si no se las protege adecuadamente.

Aunque estés apurada por notar el cambio, no te expongas al sol en las horas de mayor radiación solar (entre las 12:00 y las 16:00 horas). Recuerda que estarás dañando tu piel, y que incluso puedes terminar padeciendo el temido cáncer de piel.

Una vez que termines de tomar sol, aplica algún producto, en bálsamo, crema, leche o gel, para reparar la piel. Aunque no presentes ninguna irritación, es necesario hidratar y regenerar la piel expuesta a los rayos solares.

No olvides tu bloqueador solar cuando hagas deporte o salgas a caminar, ni siquiera en los días nublados.

Como receta casera, para que el bronceado te dure más tiempo, mezcla manteca de cacao y aceite de coco y aplícatelo por todo el cuerpo como una crema normal. Con esto ayudaras a que la piel no se reseque y el tono dure un poco más.

Finalmente, recuerda que una exposición prolongada no garantiza que tendrás un mejor bronceado, lo más probable es que termines con la piel rojiza, quemada, reseca y por lo tanto, nada atractiva.

Imagen vía: Es Mas