El minoxidil y sus efectos

Pues bien Minoxidil es básicamente un producto vasodilatador. Esto hizo que en un primer momento fuese utilizado para tratar la hipertensión pero, debido a sus efectos secundarios, se dejo de comercializar.

Fue entonces cuando se planteo que, debido a su efecto vasodilatador, Minoxidil podría ser adecuado para el tratamiento de la caída del cabello. Lo que hace básicamente es estimular el flujo sanguíneo y se cree que es esto lo que hace que el cabello crezca (aunque actualmente hay dudas de que la razón sea exclusivamente esta).

El uso, por otro lado, es bastante sencillo. La aplicación se puede realizar una o dos veces al día, echamos unas gotas de la loción en el cuero cabelludo y masajeamos suavemente. Mis recomendaciones en este sentido son estas:

– Utilizarlo a ser posible por la noche dado que Minoxidil es un poco aceitoso y, en un primer momento, os dejara el pelo algo pringoso. Tranquilos/as no ensucia casi el pelo aunque pueda parecerlo; yo tengo el pelo muy fino y aun así no me lo tengo que lavar a diario

– Utilizarlo en principio tan sólo una vez al día y a una hora concreta. Ya os digo que en mi caso el cabello clareaba y con utilizarlo una vez al día me ha resultado más que suficiente; lo de la hora es más que nada para que no es os olvide hasta que cojáis la rutina.

– Introducir la punta del dosificador (cuentagotas por ej.) en la raíz separando el pelo. De esta manera la loción irá directamente al cuero cabelludo, hará más efecto y evitaréis manchar el resto del pelo.

– Realizar un masaje suave para que el Minoxidil penetre mejor. Hay sitios en los cuales dice que esto no es necesario pero así favorecéis que el flujo sanguíneo sea más adecuado y no se tarda nada en hacerlo.

– Si decidís utilizarlo, comprar la que os realicen en la farmacia. Ya os digo que a mí el bote me sale por unos 10 euros y me dura alrededor de dos meses así que creo que la diferencia de precio es lo suficientemente importante como para intentarlo primero con la formula más asequible.

– Lavaros bien las manos antes y después de la aplicación de Minoxidil. A veces Minoxidil deja una sensación de calor en la cabeza (no os asustéis por ello) así que es recomendable lavarse bien las manos para no tener dicha sensación y para que no se queden pringosillas.