Remedios caseros contra el resfrío

El resfrío es muy típico de épocas como la primavera y el otoño. Los cambios bruscos de clima, las flores y su polen o ciertos aspectos hace que las alergias abunden en estos tiempos, y por eso hoy exploramos algunos remedios caseros para combatir el resfrío.

Los síntomas del resfrío suelen ser bastante molestos, por eso estos remedios caseros te ayudarán a combatir la congestión nasal, la tos y la irritación de la garganta típica de los cuadros de resfrío.

La canela y el limón forman parte los remedios caseros típicos para combatir el resfrío. La canela se pone en una taza de agua caliente casi al punto de hervor. La cantidad de canela debe ser semejante a una taza de te. Agregamos el jugo de medio limón y listo. Esta infusión aprovecha la vitamina C para mejorar las defensas del organismo y sirve para ayudar a aliviar la congestión nasal.

La cebolla es otra alternativa eficaz contra la tos. La cebolla ayuda a eliminar la mucosidad de las vías respiratorias y disminuye los reflejos de tos del organismo. Hay que picar la cebolla en trozos pequeños y colocarla sobre una tela sobre una taza. Vertimos agua caliente y la esencia decantará en la taza. También se le puede agregar jugo de limón y así mejorar el sabor, además de agregar más vitamina C.

El sabor de la tisana de cebolla no puede definirse como rico, pero puede ser muy útil para limpiar las vías respiratorias y evitar la tos y la irritación de la garganta.

Algunas madres inclusive utilizan media cebolla debajo de la almohada cuando escuchan a su bebé toser ya que aspirando la esencia de la cebolla pueden ayudarlos a mejorar su respiración.