Mar. Feb 7th, 2023

OMAN

Ponemos rumbo a Oriente Medio y hacemos una primera parada en el Sultanato de Omán, un país fronterizo con Yemen, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

Gran desconocido para muchos de los trotamundos que hacen del arte de viajar la forma más auténtica de pasar por la vida, Omán resulta uno de los países más tradicionales de la región y es más abierto de lo que muchos se imaginan. Para una primera toma de contacto, el hotel The Chedi en Muscat, la capital del país, despliega todos sus encantos con una grandiosidad sin igual.

Entra en el lujo de Las mil y una noches y empieza a soñar con palacios de cuentos salpicados de palmeras, jardines con naranjos, fuentes, una piscina deslumbrante y un mar azul cristalino de fondo. Siente su atmósfera romántica.

 

TUNEZ

Dile adiós al turismo de masas y saluda a la magia de Sidi Bou Saïd, un pueblecito encantador de casas blancas y puertas azules, a muy pocos kilómetros de Túnez capital. La situación geográfica del país, entre el mar Mediterráneo y el desierto del Sáhara, hace que sea un destino perfecto para los que no quieren viajar demasiado lejos y buscan unas temperaturas agradables.

El centro del pueblo consiste en unas pocas calles que se recorren cómodamente. En la principal, encontramos el famoso Café des Nattes, el centro de reunión por excelencia de los visitantes y lugareños.

Muy cerca, se alza el hotel Dar Saïd, un palacio que todavía conserva un halo misterioso de tiempos pasados. Sus 25 habitaciones son de una elegancia sencilla y posee una piscina y un hamman de lo más apetecibles.

 

ESSAOUIRA

Su nombre significa lugar fortificado y tiene el encanto de las ciudades amuralladas de Marruecos. Situada en la costa del Atlántico, sus playas son famosas por sus grandes olas y fuertes vientos. Essaouira es una ciudad hecha por y para artistas, y a lo largo de los años ha sabido atraer a famosos pintores, escritores y escultores.

Es la ciudad más bohemia del país y el destino preferido por los amantes del windsurf. No te pierdas un paseo por el puerto pesquero, la medina, la fortaleza y sus múltiples zocos o souks.

¿Una recomendación? Reserva una de las habitaciones de Casa Lila, un precioso riad que debe su nombre al color de sus paredes. Está acondicionado con todo lujo de detalles y posee un restaurante con una carta de lo más original.

Por Atomico